Menú Buscar
Gabriel Rufián, durante su intervención de hoy en el Congreso; el portavoz de ERC se siente molesto con Iglesias / EFE

La visita de Pablo Iglesias a Junqueras levanta ampollas en ERC

Gabriel Rufián le afea que busque el apoyo a los Presupuestos a pesar de su respaldo a los líderes independentistas presos

17.10.2018 12:43 h.
8 min

La inminente visita del líder de Podemos, Pablo Iglesias, a Oriol Junqueras en la cárcel de Lledoners ha generado fuertes críticas, no solo entre los partidos de la oposición -PP y Ciudadanos-, sino también en las filas de la propia ERC.

El secretario general de la formación morada ha anunciado que el viernes se verá con el presidente de ERC, en prisión preventiva desde hace casi un año por un presunto delito de rebelión. El motivo de su visita sería abordar la situación de los líderes independentistas encarcelados por su implicación en el referéndum ilegal del 1-O y la Declaración Unilateral de Independencia del 27 de octubre, e intentar obtener el apoyo de los republicanos a los Presupuestos Generales del Estado.

"Deben estar libres"

Iglesias ha insistido hoy a través de sus redes sociales que Junqueras "y sus compañeros deben estar libres", y ha vuelto a apostar por "trabajar duro para desjudicializar el conflicto, defender el diálogo y construir vías democráticas". Algo que solo ve "posible si la mayoría de la moción de censura se mantiene", en alusión al apoyo que tanto Podemos como los partidos independentistas catalanes dieron al PSOE para desbancar a Mariano Rajoy de la presidencia el pasado verano.

Pero ni la visita ni las palabras de Iglesias han agradado a todos en ERC. Su portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián, le ha replicado con dureza. Y lo ha hecho en estos términos en su perfil de Twitter: "En lugar de ir a presionar a una celda de Lledoners para aprobar los presupuestos del PSOE se puede ir a presionar a un despacho de Moncloa para liberar a nueve demócratas de una condena salvaje, injusta y vengativa".

"¿Se puede ser de izquierdas y del cambio y obviar que hay nueve personas en la prisión por la cara? ¿Se puede obviar que hay gente que lleva un año en la prisión por nada? Creo que no", ha abundado el propio Rufián, aludiendo al Ejecutivo, en declaraciones a la Cadena SER Catalunya. "Me parece incompatible que un Gobierno se defina progresista pero no mueva ni un solo dedo por los presos políticos o exiliados", ha añadido.

Boicot independentista

La reclusión de los dirigentes independentistas acusados de rebelión supone un auténtico obstáculo para aprobar las cuentas de Pedro Sánchez. Hasta ahora, el rechazo más claro lo había expresado el PDeCAT, cuyos dirigentes -y los de su nueva marca, Junts Per Catalunya- y su entorno social y mediático ya se habían expresado en este sentido.

De hecho, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, llegó a plantear un ultimátum al Gobierno de Pedro Sánchez: o le autoriza a convocar un referéndum de autodeterminación antes de noviembre, o dejará de apoyarle. Su antecesor en el cargo, Carles Puigdemont, huido en Bélgica, llegó a pedir abiertamente este verano el boicot a los presupuestos. Al igual que, en mayor o menor grado, han hecho en las últimas horas las asociaciones soberanistas ANC y Òmnium.

Tardà pide "gestos"

ERC acentúa ahora la presión. El también portavoz en el Congreso, Joan Tardà, se ha sumado al debate asegurando que sabe lo que Junqueras le dirá a Iglesias. Y será "que no hay negociación si el Gobierno de Pedro Sánchez no se mueve en el sentido que ERC le ha manifestado públicamente y en privado".

La formación republicana ha avalado estas palabras haciéndose eco de ellas en sus redes. Algo que, sin duda, complica la aprobación de las cuentas. 

Los Presupuestos Generales del Estado pactados por el PSOE y Unidos Podemos contemplan medidas como la subida del Salario Mínimo Interprofesional de los 735 euros actuales a los 900 euros (165 más), garantizar la subida de las pensiones conforme al IPC, aumentar el IRPF a las rentas de más de 130.000 euros anuales, y también el impuesto de patrimonio un 1% a las fortunas de más de 10 millones, entre otras medidas sociales.

"A Junqueras no le gustará"

Iglesias lleva semanas pidiendo a los dirigentes independentistas que no vinculen su apoyo a los Presupuestos con la puesta en libertad de los presos o la mejora de sus condiciones penitenciarias, ya que el Gobierno no puede influir en la Fiscalía: "Me parece que no deberían estar en prisión, pero no se le puede decir a la Fiscalía lo que tiene que hacer".

El líder podemita está convencido de que al propio Junqueras "no le va a gustar que se utilice a los presos como moneda de cambio". "Dijeron que jamás los utilizarían. Esa reflexión es honesta y merece coherencia", manifestó el martes.

Iglesias no prevé telefonear ni verse en Bruselas con el expresidente catalán Carles Puigdemont. Pero sí está dispuesto a reunirse con otros políticos presos como el exlíder de la ANC Jordi Sànchez.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información