Menú Buscar
Pablo Iglesias y Carlos Jiménez Villarejo, en una imagen de 2014.

Villarejo rompe con Podemos en desacuerdo por no investir a Sánchez

"El objetivo es echar a Rajoy", señala el ex fiscal Anticorrupción y antiguo eurodiputado de la formación de Pablo Iglesias

Redacción
04.03.2016 14:40 h.
2 min

Podemos pierde a uno de sus primeros impulsores. La decisión del partido morado de no apoyar la investidura del socialista Pedro Sánchez ha provocado la ruptura con el ex fiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo, uno de los fichajes estrella de Podemos para las elecciones europeas de 2014, las que dieron visibilidad al partido por primera vez.

"Yo solo deseo que Mariano Rajoy se vaya a la calle para hacer otro tipo de políticas, no que haya nuevas elecciones y sigamos así", ha razonado el ex fiscal como argumento para romper su relación con Podemos, según informa El País.

Podemos tenía que "ceder"

Villarejo añade que era a Podemos a quien le correspondía "ceder" en la negociación, desde el momento en que tiene menos votos y diputados que los socialistas. También explica que la opción ideal hubiera sido un pacto de izquierdas junto con el PSOE, pero que, ante la imposibilidad de este acuerdo, "el objetivo básico y fundamental" debe ser "expulsar al Gobierno del PP por sus políticas regresivas en economía, libertades públicas y fracaso para afrontar la crisis".

El ex fiscal relata igualmente que escribió una carta al líder de la formación morada, Pablo Iglesias, con sus argumentos, pero que no ha recibido respuesta.

Un distanciamiento que viene de lejos

Villarejo culmina así un distanciamiento con Podemos que no es precisamente nuevo. El ex fiscal, de 79 años de edad, dejó su escaño en el Europarlamento a los pocos meses de obtenerlo, por razones "personales y familiares", si bien, ya había anunciado previamente su intención de no instalarse en la Eurocámara.

Sí tuvo contenido político su baja de militancia de Podemos, tras las elecciones catalanas del pasado 27 de septiembre, en las que Catalunya Sí Que Es Pot --participada por el partido morado-- registró un relativo fracaso.

Villarejo había criticado previamente la apuesta de CSQP por el concepto del "derecho a decidir" y la celebración de un referéndum independentista en Cataluña.