Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta, quien pide lealtad a Junts / EUROPA PRESS

Vilalta acusa a JxCat de desestabilizar al Govern con su “ruido interno”

ERC trabajará en modificar el reglamento del Parlament para permitir que diputados huidos de la Justicia como Lluis Puig puedan seguir ejerciendo a distancia

3 min

La marcha forzada de Laura Borràs de la presidencia del Parlament tras la apertura de juicio oral contra ella sigue generando controversia en el seno del Govern, aunque según ERC es la propia situación interna de JxCat, la formación que preside la citada, lo que supone un factor de desestabilización del Ejecutivo. 

Así se ha pronunciado la secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta, quien considera que los acontecimientos en torno a Borràs no deberían afectar al funcionamiento del Govern. 

 

En una entrevista concedida a Efe, Vilalta ha restado importancia a las discrepancias entre los socios de coalición, que ha calificado como “muy normales”, pero sí ha apuntado al “ruido interno” de JxCat como el “principal factor desestabilizador” para el Govern, por lo que ha apelado a la responsabilidad de esa formación.

“El Govern debe estar centrado en servir más y mejor a la ciudadanía”, ha recordado la dirigente republicana, que también se ha mostrado convencida de que la mayoría de miembros de JxCat comparten esta visión. 

Acuerdo para la presidencia 

El clima de tensión en la Generalitat se ha elevado en las últimas horas, tanto por la marcha forzada de Borràs como por sus acusaciones a ERC, CUP y PSC de actuar como “jueces hipócritas” y como “cómplices de la guerra sucia contra el independentismo”. 

En este sentido, Vilalta se muestra partidaria de mirar hacia adelante y también de ofrecer un acuerdo a JxCat para que no pierda la competencia de presidir el Parlament, aunque ahora ésta la ejerza su partido de forma interina, en la persona de la exconsellera de Salud, Alba Vergés.

El caso de Lluís Puig

Precisamente, uno de los asuntos más delicados que tendrá encima de la mesa será decidir si sigue permitiendo el voto delegado del diputado de JxCat Lluís Puig, huido a Bélgica, cuyos votos la Mesa del Parlament que presidía Borràs ha seguido contabilizando en las últimas semanas, pese a la prohibición de los tribunales

Para esta cuestión, ERC quiere "explorar cambios en el reglamento del Parlament", incluso "de forma exprés", que permitan "no solo mantener una delegación de voto y que pueda participar en alguna comisión, sino mantener todos sus derechos como diputado".