Menú Buscar
Pablo Casado tras convertirse en presidente del PP / EFE

La victoria de Pablo Casado empuja al PP de Cataluña a su propia renovación

El partido deja en manos de Xavier García Albiol decidir cuándo se quiere marchar y apunta hacia Alejandro Fernández

5 min

La victoria de Pablo Casado en el XIX congreso del PP celebrado ayer sábado, 21 de julio, fue recibida con “euforia” desde la delegación catalana del partido. El apoyo al diputado por Ávila ha sido ampliamente mayoritario entre los representantes catalanes, que tras ver a su candidato proclamado presidente de los populares empiezan a hablar de su propia renovación.

Xavier García Albiol ha dejado claro que no quiere reeditar el cargo. Con el futuro de la Generalitat en el aire por la guerra abierta entre los independentistas, el primer reto que tiene ante si es el de recuperar la alcaldía de Badalona.

Decisión de Albiol

Sus allegados aseguran que Albiol se siente muy cómodo en este papel. Conoce bien su ciudad, el grueso de su carrera lo ha desarrollado en el municipio, y su liderazgo quedó tocado tras las últimas elecciones catalanas. Aunque los miembros del partido catalán responsabilizan más a la estrategia política que se marcaba desde Madrid del batacazo en las urnas de diciembre que al trabajo realizado por Albiol y su equipo.

Hay consenso interno sobre la labor que ha hecho en el momento más duro del procés y el mensaje que se ha mandado es claro en este sentido. Se evitarán movimientos para hacerle caer. Será él quien decida cuándo se marcha y de qué forma, aseguran las fuentes consultadas.

Apoyo a Casado

El presidente del PP en Cataluña ha apoyado abiertamente la candidatura de Casado. Fue un día antes del inicio del congreso del partido cuando rompió su silencio y apostó junto a su número dos, Santi Rodríguez, por su victoria. Hecho que le otorga enteros entre los compromisarios catalanes.

Albiol incluso protagonizó una de las imágenes del día al emocionarse con el discurso de clausura del nuevo presidente popular. Cuando aseguró que los concejales y diputados del PP en Cataluña contaban con todo el apoyo del partido “cuando os envían balas a los buzones o pintan vuestras casas, o cuelgan muñecos de los puentes”.

Casado prometió que el impulso que toma el partido con el relevo de Mariano Rajoy en la presidencia servirá para “reconquistar” Cataluña. “Esta Tabarnia hipotética será una Tabarnia de verdad” sentenció. Unas palabras que han sido repetidas entre los miembros de la delegación.

Millo, el gran derrotado

El gran derrotado de este congreso es Enric Millo, cuyo futuro en el PP catalán se complica. Las bases del partido le acusan de la gestión errática en momentos clave del procés, como el 1-O, y de la llamada Operación Cataluña de Soraya Sáenz de Santamaría. Un intento de acercamiento a los independentistas que se tilda de error.

Ayer sábado se presuró a felicitar a Casado por su victoria (con errores incluidos), aunque ha hecho campaña por Sáenz de Santamaría. Desde el partido se indica que estaría dispuesto a integrarse en la candidatura vencedora.  

Posibles candidatos

El PP catalán pide un discurso más duro para responder al procés. En línea a lo que supone la elección de Casado como nuevo presidente del partido. Y aunque el congreso extraordinario catalán es aún una quimera, los rumores sobre posibles candidatos se han disparado.

Entre ellos destaca un nombre, el de Alejandro Fernández. Se apunta que, como mínimo, el portavoz del partido en el Parlamento catalán debería tener un papel más destacado en la nueva etapa de la formación.