Menú Buscar
La cancillera alemana, Angela Merkel, y su ministro de Defensa, Peter Altmaier, han hablado sobre las relaciones con Arabia Saudí

El debate sobre la venta de armas a Arabia Saudí se extiende a toda Europa

La muerte del periodista saudí Yamal Khashoggi vuelve a poner sobre el tapete las relaciones entre la industria bélica de Occidente y dictaduras como Riad

23.10.2018 00:00 h.
6 min

El debate sobre la venta de armas a Arabia Saudí y a los países poco respetuosos con los derechos humanos se ha puesto de actualidad en los últimos días en Europa y en todo el mundo tras la muerte del periodista Yamal Khashoggi. Las explicaciones insuficientes sobre la desaparición de Khashoggi en el consulado de Arabia Saudí en Estambul han provocado distintas respuestas por parte de los diferentes países de la Unión Europea.

Reino Unido, Francia y Alemania emitieron un comunicado conjunto exigiendo a Riad que “esclarezca claramente las responsabilidades” y lleve a los culpables ante la justicia. El Gobierno de Angela Merkel ha ido más allá y anunció que no venderá armamento a Arabia Saudí mientras se mantenga la incertidumbre sobre la muerte del periodista saudí crítico con el régimen. Además, el ministro alemán de Economía, Peter Atmaier, instó este lunes al resto de países europeos a sumarse a esta posición conjunta para poder hacer mella en Riad.

El caso español

En España, el Gobierno emitió el pasado sábado un comunicado en el que se declaraba consternado por la muerte del periodista. Además de expresar el pésame a sus allegados, exigió responsabilidades.

No es la primera vez que el Gobierno español debate sobre la venta de armamento a países de Oriente Próximo. El pasado mes de agosto, a raíz de un bombardeo en el que murieron decenas de personas en Yemen, anunció que revisaría las condiciones de venta de armas.

Prohibición y marcha atrás

Pocas semanas después, el Ministerio de Defensa confirmó una información según la cual se suspendía un contrato de venta de 400 bombas láser del Ejército de Tierra, valorado en 9,2 millones. Sin embargo, pocos días después dio marcha atrás por temor a que Arabia Saudí suspendiese el contrato multimillonario (1.800 millones de euros) para la construcción de cinco corbetas en los astilleros gaditanos de Navantia. Entonces el Gobierno alegó que no había ninguna irregularidad para suspender el contrato de venta de las bombas y que tenía que cumplir el contrato firmado por un Gobierno anterior. 

Hoy la oposición y el Gobierno debatirán sobre la venta de armas en la Comisión de Defensa del Congreso. Y mañana, Pedro Sánchez será interpelado sobre la venta de armas a Arabia Saudí.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, con su colega portugués en un acto de la Armada celebrado en Ayamonte / EUROPA PRESS

La ministra de Defensa, Margarita Robles, junto a su homólogo portugués en acto de la Armada en Ayamonte / EUROPA PRESS

Mientras escuchaban música

El pasado 2 de octubre el periodista saudí, Yamal Khashoggi , entró en el consulado de Arabia Saudí en Estambul para recoger unos documentos que necesitaba para casarse y nadie nunca volvió a verle vivo. Según un informe difundido por el Wall Street Journal fue descuartizado vivo mientras sus asesinos escuchaban música en el consulado.

El periodista, que vivía en Estados Unidos desde 2017 y escribía en el Washington Post entró por última vez en el consulado, el mismo día que aterrizaba en Turquía una delegación de 15 saudíes en dos aviones. El diario turco Sabah publicó la lista de estos 15 nombres, que visitaron el consulado el mismo día que el periodista, y los señaló como presuntos culpables.

La versión saudí

La versión saudí no ha sido clara. El régimen dijo primero que el periodista había abandonado por su propio pie la sede diplomática. Después admitió que murió tras una discusión en el consulado y afirma que no sabe cómo ocurrió. Además, deja interrogantes abiertos, como el paradero de los restos de Khashoggi. No obstante, Riad ha cesado a varios cargos de los servicios secretos que podrían estar relacionados con el caso.

Los sucesos han provocado la reacción en las últimas semanas de diferentes estados miembros de la Unión Europea y ha puesto de nuevo sobre la mesa el debate de venta de armas a dictaduras como Arabia Saudí.

España país exportador

A mucha distancia de los dos primeros exportadores, España fue el tercer país que más material de defensa vendió a Arabia Saudí en el periodo comprendido entre los años 2012 y 2016, según datos recopilados por el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI).

Estados Unidos fue el principal proveedor de armamento a Arabia Saudí durante ese periodo: le vendió el 52,04% del total. A continuación, se situó Reino Unido, con el 27,12%; y después ya se encuentra España con un 4,19%, seguida de cerca por Francia con el 4,11%.