Menú Buscar
Realojan en Peñíscola a policías y guardias civiles desplazados a Cataluña / TWITTER

Las 'vacaciones' en Peñíscola de los policías amenazados en Cataluña

Los agentes han pasado desapercibidos en la provincia de Castellón después de ser increpados en Calella y Pineda de Mar tras el 1-O

5 min

Pasear a orillas del mar, hacer deporte y hablar cordialmente con los vecinos. No se trata de unas vacaciones. Es la relajada vida que hicieron los cerca de 300 agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) destinados en Cataluña: fueron trasladados a hoteles de la provincia de Castellón tras ser increpados en Pineda de Mar y en Calella (Barcelona) por activistas independentistas días después de la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre.

El Ministerio del Interior los remitió a la provincia limítrofe con Tarragona para evitar conflictos mayores y para poder echar mano de sus servicios en Cataluña en caso de necesitarlos.

Los policías fueron hospedados en tres hoteles de Peñíscola y en uno de Benicarló, dos localidades costeras del norte de la Comunidad Valenciana. Dormían en habitaciones dobles en régimen de pensión completa. Su estancia tan solo se preveía porque los furgones policiales ocupaban todo el aparcamiento de uno de los establecimientos que los alojaban.

Relax otoñal y muestras de cariño

Los agentes “estuvieron muy a gusto” en Castellón. Una tónica totalmente “diferente” a lo que habían vivido en Cataluña. Así se lo hicieron saber al propietario de uno de los hoteles de Peñíscola cuando por órdenes del Gobierno tuvieron que finalizar su estancia.

Agentes de la Policía Nacional obligados a salir del hotel Mont-Palau de Pineda en Cataluña / EFE

Su presencia sí generó impacto entre los turistas que ahora copan las playas de estos municipios. Suelen ser seniors europeos y nacionales que disfrutan del clima lejos del estrés de la temporada alta. “Se veía a grupos de jóvenes fornidos hacer running por el paseo marítimo y eso llamaba la atención de los visitantes”, indican fuentes oficiales del Ayuntamiento de Peñíscola a Crónica Global. Las mismas fuentes señalan también que su presencia ha sido “muy tranquila y sin altercados”.

Una de las imágenes que más se repitió en las tres semanas que los policías coparon parte de la costa castellonense fueron las muestras de cariño. Encontraron la paz a 220 kilómetros al sur que días antes les había dado la espalda en Cataluña: “Los vecinos los recibieron de manera cordial y los turistas les daban muestras de cariño y ánimos. Han sido respetuosos”, expresan.

"Cuando más azúcar, más dulce"

Los alojamientos turísticos recibieron la llegada de los 300 policías de forma inesperada. Su presencia ha ayudado a que Peñíscola registre una ocupación hotelera de más del 80% durante el pasado octubre, según los datos que recoge la Agrupación de Empresarios Turísticos.

Medio centenar de policías desplazados a Cataluña recibieron una cálida acogida a su llegada al hotel Pedro I de Huesca / EFE

Fuentes oficiales del área de Turismo del consistorio castellonense explican que esta cifra “es habitual en esta época del año” porque “la temporada turística se alarga hasta Nochevieja en los últimos años y las cifras suelen ser buenas”. Pese a ello, indican que “todo suma”: “Cuanto más azúcar, más dulce, eso está claro”, subrayan sobre la presencia policial en los hoteles.

Peñíscola cuenta con 11.000 plazas de oferta hotelera a pesar de tener un censo de solo 7.400 habitantes. Desde el consistorio expresan que la aportación económica por la estancia de policías “tampoco supondrá grandes ingresos en el cómputo global del ejercicio”. Es decir, los agentes se marcharon con la misma discreción con la que llegaron.