Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una esquina de Barcelona con urbanismo táctico desplegado por el ayuntamiento / CG

El arquitecto de Barcelona 92, contra el urbanismo de Colau: "Cutre"

José Acebillo, cerebro de las Olimpiadas y el Fòrum, ve "demagógica" la guerra al coche y alerta de que va en contra de la "generación de riqueza"

4 min

El arquitecto municipal de Barcelona durante los Juegos Olímpicos de 1992 ha cargado contra el modelo de urbanismo de la actual alcaldesa, Ada Colau. José Acebillo, ex jefe de Proyectos Urbanos y exdirector del Instituto Municipal de Proyectos Urbanos (IMPU), ha criticado las llamadas actuaciones tácticas contra el coche. Las ve "demagógicas", "cutres" y alerta de que atentan contra la "generación de riqueza". 

Así lo indica en un artículo en La Vanguardia en el que desgrana una opinión muy negativa contra la pacificación de Barcelona que impulsa el actual gobierno municipal. El también profesor en la Escuela Técnica de Arquitectura de Barcelona (ETSAB) ve estas intervenciones "populistas" desarrolladas "bajo el paraguas del Covid". 

"Fobia a lo urbano"

Acebillo asegura que el urbanismo táctico parte de la "fobia a lo urbano", y que lejos de ser innovador nace de una corriente que existió en 1929 en la extinta Unión Soviética. "No tuvo ningún éxito y se estrelló", recuerda el ex alto cargo municipal. De aquella experiencia, propone, hay que aprender. ¿El qué? "Impulsar un modelo de movilidad que facilite el estado del bienestar", prescribe. 

Ello, el flujo de personas y vehículos, lo contrapone el arquitecto a los intentos "estrambóticos" de "naturalizar" la ciudad. "El verde urbano es ecológicamente negativo", sostiene Acebillo, pues árboles y plantas "necesitan más mantenimiento que el CO2 que pueden absorber". 

Desarrollar el Pla Cerdà

En este sentido, el cerebro de las Olimpiadas de 1992 y del Fòrum de les Cultures de 2004, que transformó la frontera norte de Barcelona, propone "explotar al máximo" el potencial del Pla Cerdà, que lleva el nombre del arquitecto que dibujó el Eixample. Según él, es esta ordenación de la trama urbana la que propicia "mayor eficiencia social". 

Se contrapone la ciudad de las manzanas al urbanismo táctico, que ve "populismo demagógico", "más emocional que científico" y generador de una sociedad "altamente subvencionada". La pacificación del Eixample que propone Colau creará una "proletarización de las clases medias" que "depreciará la generación de riqueza". 

"Graves consecuencias"

Negro sobre blanco, Acebillo ve "peligrosos y feos" los bloques de hormigón que ensanchan aceras en calles como Consell de Cent. Apunta a que la colocación de estos elementos parte de un modelo donde "el diseño, la creatividad y la productividad no tienen cabida". 

Cree también el profesor universitario que la guerra al coche conduce al "raquitismo infraestructural", algo que "debilita la sociedad civil". Una política que ve sustentada por el "no a todo" y que genera un "paraurbanismo cutre que lamina la iniciativa de la sociedad civil y menosprecia la sensibilidad cultural" y que, si no se corrige, tendrá "graves consecuencias" para la urbe. 

Destacadas en Política