Menú Buscar
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en el discurso del Estado de la Unión en que ha anunciado que reforzará la protección de las fronteras / UE

La Unión Europea “federalizará” las fronteras

Juncker anuncia que otros 10.000 guardias protegerán los bordes exteriores, “acelerará” la devolución de migrantes ilegales e impulsará la Agencia de Asilo comunitaria

6 min

“Debemos fortalecer aún más las fronteras europeas y los guardacostas”. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha enfocado de este modo la reforma en la política migratoria que emprende Bruselas tras la crisis de este verano. Responde a la polémica con un plan cuyo objetivo es “federalizar las fronteras”, en palabras del portavoz de la institución, Margaritis Schinas. Pasa por más control y acelerar las devoluciones al mismo tiempo que se refuerza la Agencia de Asilo y se impulsan nuevas ayudas en África.

“No podemos buscar soluciones ad hoc cuando llegue un buque a nuestras costas, necesitamos una solidaridad más duradera y organizada”, ha remarcado el jefe del Ejecutivo comunitario en su último discurso sobre el Estado de la Unión en Estrasburgo.

Más agentes de frontera

La primera propuesta de Bruselas pasa por “proteger mejor nuestros bordes exteriores con otros 10.000 agentes hasta 2020”, tal y como ha relatado Juncker. Actualmente, más de 1.600 profesionales de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas son los encargados de la vigilancia. La estrategia anunciada implica reformar Frontex con más recursos y una mayor dotación humana.

Schinas ha detallado en un encuentro con los medios que también dispondrán de “autonomía operacional”. Los nuevos agentes podrán actuar directamente en las fronteras de forma coordinada con los cuerpos de seguridad que son responsables de esta tarea de cada Estado miembro. Los nuevos policías comunitarios intervendrán cuando los gobiernos de cada país pidan el apoyo ante situaciones de saturación.

Acelerar las devoluciones

La renovación en la política migratoria también pasa por “acelerar las devoluciones”. Juncker ha recordado que la Unión Europea (UE) puede echar mano de la legislación que ya está aprobada para hacer frente a las entradas ilegales. “Los estados necesitan apoyo para tramitar las solicitudes de asilo si queremos cumplir con la convención de Ginebra”, ha remarcado en su intervención.

Con todo, ha hecho hincapié en la menor presión de entradas que se han registrado en los últimos meses. La polémica de la migración se ha desatado en un momento en que se han reducido el 97% de las entradas desde el este del Mediterráneo y del 80% en la costa central. La UE ha rescatado a 690.000 personas del mar desde 2015, explican desde la Comisión.

Asilo y vías legales de migración

Otra de las medidas que se han planteado en Estrasburgo es la de “reforzar la Agencia Europea de Asilo”. El presidente de la Comisión ha explicado que se implementarán equipos de apoyo a la gestión de la llegada de migrantes en los que actuarán tanto con el nuevo cuerpo de guardacostas reforzado como con Europol y otras agencias de la Unión que tangan competencias al respecto.

Todo ello, al mismo tiempo en que se ponen en marcha vías legales de migración. “Las necesitamos”, ha sentenciado Juncker, “requerimos migrantes cualificados”. Ha recalcado que los 28 conocen desde hace año sus propuestas al respecto y que están a la espera de que las apliquen. Aunque en el propio debate que se ha mantenido en el Parlamento tras su discurso ha quedado claro que el presidente no ha convencido a los países contrarios con políticas comunitarias de migración, que han rechazado la entrada de más migrantes y que declinan el reparto de asilados.

Apoyo en África

La última vertiente de la nueva política migratoria que ha centrado el discurso del Estado de la Unión pasa por buscar nuevos acuerdos con África para “hablar de futuro”. “No necesita caridad, necesita un partenariado justo y verdadero”, ha remarcado. Ha recordado que en 2050 una de cada cuatro personas que vivirán en el mundo estarán en este continente, por lo que se debe abordar la relación institucional “a través del prisma de la ayuda al desarrollo”.

Schinas ha explicado que los programas que se pongan en marcha también deberán tener un impacto en creación de ocupación en el territorio. “Ayudaremos a crear 10 millones de empleos en los próximos cinco años”, señala el presidente de la Comisión. Todo ello, mediante programas que sean capaces de atraer a recursos privados.

“Creo que debemos trabajar en numerosos acuerdos europeo-africanos de libre comercio y pactos económicos como iguales”, ha sentenciado Juncker. Una iniciativa con la que también se plantea hacer frente a los movimientos transfronterizos por motivos económicos.