Menú Buscar
La concejal Laia Ortiz, en la Comisión de Derechos Sociales, Cultura y Deporte del Ayuntamiento de Barcelona.

Una concejal de Colau justifica el adoctrinamiento antisistema de los niños

Laia Ortiz, de ICV, invoca la “transformación social” para rechazar la “neutralidad ideológica” en actos de ocio infantil

María Jesús Cañizares
2 min

La transformación social no entiende de neutralidad ideológica. Así lo afirma la segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Laia Ortiz (ICV), quien ha justificado el adoctrinamiento en actos de ocio infantil.

Ver intervención de Laia Ortiz desde 2h54m hasta 2h56m

La reflexiones de la edil tuvieron lugar el pasado 19 de enero, en la Comisión de Derechos Sociales, Cultura y Deporte del Consistorio. En esta sesión, la concejal de Ciudadanos, Marilén Barceló, presentó un ruego en el que instaba al equipo municipal a respetar la neutralidad ideológica en los actos de ocio infantil.

Fiestas de Navidad

Ciudadanos denunció el "adoctrinamiento" que, a su juicio, se hizo durante la las fiestas de Navidad. En concreto, se refirió al discurso antiborbónico de un Rey Mago en la cabalgata del barrio de Sarrià, y a la feria infantil de la plaza de Catalunya --que sustituye a la pista de hielo, trasladada a L’Hospitalet de Llobregat--, donde se vendieron camisetas contra el turismo y libros a favor del comunismo, y se ofrecieron actuaciones musicales con referencias proetarras, según Ciudadanos.

“Aceptaríamos la propuesta si hablara de neutralidad partidista porque entendemos que las manifestaciones culturales y de este tipo de actividades, evidentemente no deben promover a ningún partido político, pero tampoco la neutralidad ideológica y menos cuando se habla de cultura, de valores y educación. Porque entendemos que no es neutro, igual que no es neutro poner una pista de hielo o promover el consumismo y la especulación en el marco de las fiestas de Navidad”, explicó Laia Ortiz en su intervención en la comisión.

Añadió que “si aspiramos a la transformación social creemos que no cabe tampoco la neutralidad”, por lo que en la citada feria “se quería poner en el centro de la ciudad la economía social y solidaria en un momento de máximo consumo”.

“Creemos que era una posición no política, sino pedagógica de cómo queremos hacer crecer a nuestros hijos”, concluyó.