Menú Buscar
El Gobierno alemán respalda la decisión de dejar en libertad a Puigdemont

Un exasesor de Merkel advierte a Rajoy de que está fracasando en Alemania

Juergen Donges, exasesor económico de Merkel, señala que la opinión pública alemana ha acogido la “propaganda” independentista de Puigdemont, aunque sean “tergiversaciones”

14.04.2018 11:29 h.
6 min

Alerta. Con ese ánimo un exasesor económico de la cancillera alemana, Angela Merkel, advierte al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. Señala que, pese a entender, a su juicio, que son “tergiversaciones”, la “propaganda” independentista de Carles Puigdemont ha calado en la opinión pública alemana y fracasa, por ahora, el mensaje del Ejecutivo español.

Se trata de Juergen B. Donges, catedrático emérito de Ciencias Económicas de la Universidad de Colonia, que, además, trabajó durante más de 20 años en el estado federado de Schleswig Holstein, y que conoce, por tanto, la mentalidad de sus ciudadanos, que, a su juicio, viven con la mirada puesta en el Báltico y con poco interés por todo lo que suceda fuera de allí. Por ello, según Donges, la Audiencia Territorial del estado no ha tenido muy presente la petición de la Fiscalía y no ha considerado que exista delito de rebelión en el caso de Carles Puigdemont, pese a tener claras semejanzas con el delito que se recoge en la Constitución alemana.

Violencia, pero de otra manera

Donges lo explica con todo detalle en un artículo que ha publicado el diario El Mundo, en el que considera que el argumento de la Audiencia Territorial del estado alemán, que no ve la suficiente violencia como para derrotar el orden constitucional, parece absurdo. A su juicio, sí ha existido violencia, aunque entendida de otra forma, no la estrictamente de carácter físico.

“Yo sí he constatado actos de violencia durante el procés, y los sigue habiendo. Es de conocimiento general que el concepto de violencia hoy es otro que antaño e incluye un sinfín de formas sutiles que están al orden del día en Cataluña (escraches, amenazas, acoso moral y difamación contra personas que piensan diferente, y no sólo a través de las redes sociales). Si hubieran detenido a Puigdemont en otro Land alemán, más al sur del país, el OLG (la Audiencia Territorial de Schleswig Holstein) de turno posiblemente hubiera decidido de forma distinta. En Alemania, las tramitaciones extraditorias son de incumbencia regional, aunque la solicitud de extradición de un supuesto delincuente proceda de un tribunal superior del país demandante, como es en este caso”.

Europa en peligro

La preocupación de Donges es que se ponga en juego todo el orden europeo. “Si los políticos socavan la base del mecanismo de euroórdenes, que es la confianza mutua entre las autoridades judiciales nacionales, el Acuerdo de Schengen como uno de los pilares de las libertades europeas pierde su razón de ser”.

Con la advertencia de que el delito de malversación tampoco está claro que lo reconozcan los jueces alemanes, porque “ni siquiera el mayor escándalo de financiación irregular de un partido político en Alemania, el del CDU y de mano del entonces canciller Kohl, ha tenido consecuencias penales”, el exasesor de Merkel, --nacido en España, en Sevilla—señala que la opinión pública alemana ha comprado la mercancía de los independentistas catalanes.

¿Se involucra Rajoy?

“En cierto modo, el comportamiento de la ministra y algunos diputados está en línea con la percepción del problema catalán que tiene una gran parte de la población alemana. Nuestros medios de comunicación, con contadas excepciones, han venido diseminando el relato completo de los independentistas: que España no quiere a los catalanes, que los expolia fiscalmente, que los expone a una Justicia central politizada y dependiente del Gobierno, que no quiere dialogar con ellos, y numerosos agravios más. Muchísimos alemanes, incluidos intelectuales distinguidos, se lo creen. Casi todos los corresponsales de la prensa, radio y televisión alemanas acreditados en España, también han comprado este relato y se han tragado todas las mentiras y tergiversaciones históricas que contiene; se conoce que no leen la prensa española pertinente. Hay que reconocer que la propaganda de los soberanistas ha sido y sigue siendo muy eficaz”.

Ante esa situación, Donges se pregunta qué hace el Gobierno español, porque no entiende que se haya llegado a esa situación. “Y hay que preguntarle al Gobierno de España por qué no se involucra con determinación, a nivel internacional y en la propia Cataluña, en una política de comunicación rigurosamente razonada para contrarrestar esa nefasta propaganda”, asegura.

Lo que pide Donges es precisamente, lo mismo que se pregunta una parte importante de la sociedad catalana, que recrimina al Gobierno de Mariano Rajoy su actuación, o su pasividad en el conflicto catalán desde 2012.