Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El consejero de Interior de la Generalitat, Joan Ignasi Elena (i), debe elegir entre PSC y CUP para aprobar la nueva ley de policía de Cataluña / CG

Ultimátum del PSC-Units sobre el modelo policial catalán: "O la CUP o nosotros"

"En este tema, somos incompatibles", advierte el portavoz de los socialistas en la comisión de Interior del Parlament, Ramon Espadaler, ante la futura ley de la policía

5 min

La futura ley de la policía catalana puede convertirse en el penúltimo ejercicio de sumisión del Govern a la CUP. Así lo advierte PSC-Units de cara a la negociación de una norma, que según el consejero de Interior, Joan Ignasi Elena, estará aprobada antes de que finalice el año.

Una de las exigencias de los antisistema para apoyar la investidura de Pere Aragonès fue pactar una serie de reformas que, de facto, suponían la deconstrucción del modelo policial autonómico. De ahí que el portavoz de PSC-Units en la comisión de estudio sobre el modelo policial en el Parlament y exconseller de Interior, Ramon Espadaler, haya retado al Govern a escoger con qué grupo quiere pactar la futura: "Tiene que elegir, o la CUP o nosotros, porque en este tema somos incompatibles".

Cumplimiento del acuerdo con los antisistema

En declaraciones a Efe, Espadaler ha lanzado una advertencia a Elena: "Le trasladamos con mucha claridad al Govern que tendrá que escoger con qué socio quiere aprobar una ley que será muy relevante. Y ya le avanzamos que o va de la mano de la CUP, como ha ido hasta ahora en este tema, o cambia la perspectiva y habla con PSC-Units".

Ramón Espadaler se explica para Crónica Glonal / LENA PRIETO
Ramón Espadaler se explica para Crónica Glonal / LENA PRIETO



Espadaler, secretario general de Units per Avançar y diputado del grupo de PSC-Units, ha destacado que la conselleria de Interior "es la que más ha destacado en el cumplimiento de los acuerdos con la CUP" alcanzados en 2021, antes de la investidura de Pere Aragonès, incluida la creación de la comisión sobre el modelo policial.

Esta comisión de estudio -presidida por la líder del grupo parlamentario de la CUP, Dolors Sabater- se ha caracterizado, en su opinión, por una "mirada de desconfianza hacia la policía".

Eso es fruto, a su juicio, del tono que ha imprimido la CUP en los debates de la comisión: "Estamos en las antípodas de la mirada que tiene la CUP hacia la policía. Estamos abiertos a hablar con el Govern, pero en materia policial no somos compatibles con la CUP".

Autoridad policial

"Tenemos una actitud constructiva, pero es evidente que también tenemos límites. Y en una ley tan sensible como esta, que abarca no solo a los Mossos d'Esquadra sino también a las policías locales, la representatividad del PSC y Units es relevante", ha remarcado.

En este tema, ha advertido, "el Govern no puede obviar la importancia de lo que representa el grupo parlamentario de PSC-Units", por lo que "sería una noticia fatal" si el socio elegido para pactar la ley fuese finalmente la CUP.

Para Espadaler, que fue conseller de Interior en el último gobierno presidido por Artur Mas, la futura ley policial debería reflejar un "reconocimiento a la autoridad policial, no cuestionarla permanentemente como hace la CUP".

Pelotas de foam

"No podemos tener la policía permanentemente bajo sospecha", ha opinado Espadaler, que considera que la ley podría abordar, además, la mejora de la "coordinación entre policías". Espadaler, que era titular de Interior cuando el Parlament prohibió el uso policial de las pelotas de goma, no se cierra a hablar sobre la prohibición de proyectiles de foam, pero "la línea roja es que no se puede restar capacidad operativa en el orden público".

"Se puede hablar de todo, pero el balance final no puede ser que la policía salga con menos capacidad operativa. No puede salir una policía más debilitada en cuanto a capacidad y recursos", ha dicho. Si se elimina el foam, "habrá que poner otra herramienta, que tampoco será amable", porque "no hay ningún instrumento policial que sea inocuo", todos tienen "elementos negativos".