Menú Buscar
Mossos d'Esquadra impiden el paso a un grupo de personas hacia la plaza de Sant Jaume para asistir a la concentración convocada por la asociación Hablamos Español

La última víctima de los CDR se querella contra el ‘conseller’ de Interior

La asociación Hablamos español pone en conocimiento de los juzgados que la Acampada per la Llibertat impidió la manifestación "contra la imposición lingüística"

4 min

La asociación Hablamos español, la última víctima de los autodenominados comités de defensa de la república (CDR), ha presentado una querella en un juzgado de Barcelona contra el consejero de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, por los sucesos ocurridos el domingo en el centro de la capital catalana.

En concreto, los CDR contraprogramaron la manifestación de Hablamos español, que tenía todos los permisos, “contra la imposición lingüística” y a favor de la libertad de lengua en la escuela. La marcha debía terminar en plaza Sant Jaume, pero la llamada Acampada per la Llibertat impidió el acto, reuniendo en ese lugar a cientos de independentistas, entre ellos el fundador de Terra Lliure Fredi Bentanachs. No faltó la tensión entre ambos bandos.

Prevaricación

La querella va dirigida contra Buch; el director general de Administración de Seguridad del Departamento de Interior de la Generalitat, Jordi Jardi Pinyol; los diputados del PDeCAT Aurora Madaula y Francesc de Dalmases, que acudieron a la llamada de los CDR; contra Bentanachs, y contra tres agentes de los Mossos d'Esquadra, entre ellos el sargento responsable del dispositivo policial situado en Via Laietana-plaza de l’Àngel.

En el caso del conseller de Interior y del director general de Administración de Seguridad del Departamento de Interior de la Generalitat, considera que existe prevaricación o, en su caso, que impidieron el adecuado y normal ejercicio del derecho de manifestación al omitir las acciones oportunas para garantizar el normal desarrollo de la manifestación y el efectivo derecho de reunión pacífica y libertad de expresión.

Desórdenes públicos y odio

En el caso de los diputados Aurora Madaula y Francesc de Dalmases y del fundador de Terra Lliure, lo hace por los delitos de desórdenes públicos, odio, constitución de grupo criminal a través de la denominada Acampada per la Llibertat, perturbación grave del desarrollo de una reunión o manifestación legalmente convocada, reunión ilícita y coacciones en su modalidad de impedir el ejercicio de un derecho fundamental.

Finalmente, se querella contra los tres agentes de los Mossos por omitir las acciones oportunas para garantizar el normal desarrollo de la manifestación y poner en riesgo la integridad de los manifestantes.

Buscan a los responsables

Igualmente, en su escrito, la asociación solicita a la Consejería de Interior de Cataluña la remisión del informe completo sobre las investigaciones llevadas a cabo por la Policía Autonómica el pasado domingo con relación a Acampada per la Llibertat y a los dispositivos desplegados en el ámbito de la plaza de Sant Jaume y recorrido de la manifestación de la entidad Hablamos español.

En esta misma línea, reclama que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que se lleven a cabo las investigaciones necesarias para identificar al usuario o usuarios de los perfiles en redes sociales asociados a la entidad Acampada per la Llibertat.