Menú Buscar
Matías Carnero (d) y Camil Ros (i) en una imagen de archivo de UGT de Cataluña / CG

UGT toma distancia del soberanismo y de la aplicación del 155

El comité nacional del sindicato pacta tras un debate intenso una resolución en la que exige diálogo y la mediación internacional para el conflicto político catalán

4 min

UGT de Cataluña ha marcado distancias con el procés este lunes en un encuentro del comité nacional, un foro de debate en el que están representados todas las federaciones del sindicato. Tras un debate intenso, la organización ha rechazado tanto la declaración independentista anunciada por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, como la respuesta de Mariano Rajoy con la aplicación del artículo 155.

Constata que tanto el Gobierno catalán como el central son incapaces de dialogar y que la solución del actual conflicto político “no debe ser impuesta por parte de ninguno de los actores”. Es decir, no pasa ni por la secesión unilateral ni por la intervención de la autonomía.

Solución pactada y mediada

El sindicato afirma que “aún estamos a tiempo de encontrar una solución pactada” y exige a Moncloa y a la Generalitat que se “den una oportunidad para el acuerdo”. Este, debería pasar por la “mediación (interna o internacional), el diálogo, la negociación y la conciliación como resolución del conflicto”.

UGT de Cataluña también “apela a la tranquilidad del mundo empresarial”. Recuerda que “Cataluña ha demostrado ser una economía sólida y, en ningún caso, puede significar una disminución del tejido productivo en nuestra casa”. Rechaza de frente que esto se traduzca en una “pérdida de empleos”.

Reivindicación sindical

Más en clave interna, el sindicato pide que “en un contexto de crisis institucional, que no se dejen de lado los derechos laborales y sociales, la garantía del estado del bienestar y de los servicios públicos”. Por lo que considera necesario que se encuentre una “solución política que restablezca el funcionamiento ordinario de las instituciones para poder canalizar las reivindicaciones del conjunto de la ciudadanía”.

Afirma en el mismo documento que la organización es un “sindicato de clase, plural, autónomo y nacional”, arraigado en la sociedad catalana y una muestra de la divergencia de opiniones de ella.

División interna

Los propios impulsores reconocen que se trata de una resolución de mínimos. La división interna por el procés es importante y el documento se ha conseguido aprobar con los votos a favor tanto de los independentistas como de los que no apoyan el procés, indican fuentes próximas al sindicato.

El debate en el consejo nacional ha sido intenso y en algunos momentos ha subido de temperatura, según los presentes. Ha sido necesaria la intervención del presidente del sindicato, Matías Carnero, para poder calmar las aguas. Una voz respetada dentro de la organización que sale reforzada de encuentro de este lunes.