Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Tres abogados del equipo de Jordi Cuixart, durante el documental 'El Judici', de Mediapro / TV3

TV3 emite en 'prime time' el documental de Roures que busca desacreditar el juicio del 'procés'

'El Judici', que dirige el propio fundador de Mediapro, se sostiene en decenas de testigos contra el proceso a los líderes independentistas por el órdago de 2017

5 min

TV3 ha comenzado a emitir hoy domingo las dos primeras partes de la serie documental comprada a Mediapro que narra el juicio del procés en el Tribunal Supremo. El Judici, un producto audiovisual firmado por el propio Jaume Roures, ha mostrado sus credenciales desde el principio: decenas de testigos contra el procedimiento y apenas uno favorable a la causa judicial: el fiscal jefe del Tribunal Supremo, Javier Zaragoza

El Judici ha arrancado con un capítulo dedicado a las cuestiones previas y al inicio de las sesiones en el alto tribunal. Previo a ello, la miniserie ha repasado los hechos de 2017, asegurando que el Govern celebró aquel año "un referéndum de autodeterminación como Escocia, pero que prohibió el Gobierno". La producción ha dado voz a los abogados de los condenados, a sus familias y a diputados y activistas prorreferéndum, como Jaume Asens, electo de Unidas Podemos en el Congreso de Diputados. 

Hablan los abogados

¿Qué novedades ha aportado El Judici? Un repaso de las opiniones de los letrados de los encausados, por ejemplo. También del abogado Javier Melero, que asumió la defensa técnica del exconsejero de Interior Quim Forn. Este ha negado la naturaleza política del juicio, algo que sí han sostenido las defensas de Jordi Cuixart

Por su parte, Zaragoza ha eludido el debate y ha recordado que la fiscalía detectó "tres patas" del comportamiento delictivo por el procés en Cataluña. "La parlamentaria, el Gobierno catalán y las asociaciones civiles", ha enumerado. El representante del ministerio fiscal también ha recordado que su oficina "representa a la ciudadanía, no al Gobierno". Ha sido en vano, pues los dos primeros capítulos han dibujado un juicio sin garantías, según su autor. 

"Presos políticos", pero Melero lo rechaza

En el segundo capítulo, titulado Presos políticos, la miniserie ha abordado las testificales de los acusados. Como ya se conoce, los condenados por sedición y malversación se han definido así, como lo han hecho sus letrados.

Todos excepto Javier Melero, que ha descrito a Quim Forn, su defendido, como "una de las víctimas más del abuso de la prisión preventiva, como otros muchos, pero no un preso político". Por su parte, el exconseller Santi Vila ha alertado de que hubo gente que le llamó "traidor", utilizando las fake news, como el hecho de que "había pactado con la fiscalía", cuando no era cierto. 

Imágenes de dentro de Lledoners

El producto audiovisual elaborado por Mediapro ha desvelado alguna exclusiva, como imágenes inéditas del interior de la cárcel de Lledoners, donde permanecieron en prisión provisional los investigados y donde cumplieron condena. Han sido las primeras que trascienden desde dentro del penal barcelonés tras apenas una foto de los reos y un corto vídeo de móvil filtrado a los medios en la que los expolíticos y cargos secesionistas aparecían en el patio y zonas de recreo. 

Hoy, se han visto grabaciones de cómo los presos entraban dentro del centro penitenciario y eran procesados por los funcionarios, cómo esperaban en celdas de espera y cómo eran trasladados en los camiones policiales hacia la sala donde se les juzgaba. 

440.000 euros y Madí y Benet

Cabe recordar que los ocho capítulos del documental El Judici de Mediapro generaron una polémica, por cuanto la oposición alertó de que costarían unos 800.000 euros a las arcas de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) en plena crisis del coronavirus. Finalmente, el ente audiovisual autonómico admitió que pagó 440.000 euros por el producto. 

Como avanzó este medio, además, la miniserie de Jaume Roures sobre el juicio del procés en Cataluña afloró durante la Operación Voloh por cuanto en el marco de escuchas telefónicas practicadas por la fuerza pública, los agentes descubrieron que el empresario David Madí intermedió con Tatxo Benet, cofundador de Mediapro, para colocar la producción a TV3.