Menú Buscar
Empar Moliner, quemando el ejemplar de Constitución Española en TV3.

Las 10 'anormalidades' de TV3

Albiol destapa la polémica sobre el sesgo ideológico de los medios catalanes, cuyo apoyo a la causa independentista ha sido avalado por el CAC

6 min

¿Es TV3 una televisión normal? El presidente del PPC, Xavier García Albiol, cree que no y, por ello, propone cerrarla y volverla a abrir. Sus declaraciones han sido muy polémicas, pero si se echa la vista atrás, es evidente que los medios públicos catalanes han sido objeto de controversia, especialmente den los dos últimos dos años.

1. La CCMA como estructura de Estado. Junts pel Sí se presentó a las elecciones de 2015 con un programa electoral en el que aseguraba que “el país cuenta con una verdadera estructura de Estado como es la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA)”. Se trata del ente audiovisual que más dinero público recibe (307 millones), mientras que el director de TV3 cobra un sueldo de consejero (108.000 euros).

2. Mejor tertulianos que hablen en catalán. El libro de estilo de la CCMA determina: “En igualdad de méritos y cualidades, preferimos tertulianos que se expresen en catalán”.

3. El veto en TV3 al libro de Borrell. En septiembre de 2015, la televisión catalana suspendió una entrevista al exministro socialista Josep Borrell con motivo de la publicación de su libro Las cuentas y los cuentos de la independencia. La razón alegada fue la proximidad de las elecciones y el contenido de la obra.

4. El CAC protege los editoriales de Mònica Terribas en Catalunya Ràdio. Los comentarios a favor del procés han sido analizados en varias ocasiones por el Consell de l’Audiovisual de Catalunya (CAC), pero gracias al voto de calidad de su presidente, Roger Loppacher (propuesto por PDeCAT), Terribas nunca ha sido reprobada.

5. La entrevista de un condenado por terrorismo en TV3. Igualmente polémica fue la entrevista a Carles Sastre que, en diciembre de 2015, emitió la televisión pública. Sastre fue condenado en 1985 por la Audiencia Nacional como coautor del asesinato del empresario José María Bultó en 1977. Fue presentado como “preso político” de Terra Lliure. De nuevo, el voto de calidad de Loppacher inclinó la balanza a favor de TV3.

6. La quema de un ejemplar de la Constitución en TV3. En abril de 2016, la escritora y colaboradora del programa Els Matins Empar Moliner quemó un ejemplar de la Constitución española. De nuevo, el CAC evitó censurar a la cadena. Sociedad Civil Catalana solicitó el cese de Moliner. Pero lejos de aceptar esta petición, la escritora fue premiada con un programa en Catalunya Ràdio.

7. La defensa de la alcaldesa de Berga en Catalunya Ràdio. En noviembre de 2016, la radio catalana hizo una encendida defensa de la alcaldesa de Berga, Montserrat Venturós, detenida, dijeron, por “razones políticas” por no colgar “una bandera legal” (estelada). En realidad, Venturós (CUP) fue detenida por no comparecer en dos ocasiones ante el juez. El CAC volvió a dar carpetazo a una queja presentada por el Grupo de Periodistas Pi i Margall.

8. Las polémicas preguntas en Twitter. Preguntas como “¿Estáis dispuestos a impedir físicamente que juzguen a Mas, Ortega y Rigau?” o “¿Crees que cuando un juez te cita siempre has de ir, sea por lo que sea?” forman parte de la actividad de los medios públicos catalanes en las redes sociales. La sobreimpresión, durante una entrevista al exdirigente de UDC Ramon Espadaler, de un mensaje en TV3 con las frases “El pueblo catalán ha hablado bien claro por lo que respecta a UDC. Hay que apuntar a la cabeza. Si no, estos políticos zombis no dejan de moverse”, también fue a parar a manos del CAC, que en esta ocasión si instó a la cadena a controlar esos tuits.

9. La cobertura de la Diada. Los medios catalanes no escatiman recursos humanos y materiales en la cobertura de las manifestaciones independentistas de la Diada. En 2015, la Junta Electoral central, a petición de PP y PSC, obligó a TV3 a compensarles con la retransmisión de actos de los partidos que no habían asistido a esa manifestación. La CCMA presentó un recurso ante el Tribunal Supremo, que no le dio la razón.

10. La elección de los cargos de la CCMA. Núria Llorach es presidenta en funciones de este ente desde el 11 de abril de 2016, cuando Brauli Duart (propuesto por Junts pel Sí) abandonó el cargo por motivos de salud. Sin embargo, el nombramiento de Llorach no pasó por el Parlament, como es preceptivo. Mucho más polémica fue la designación de Vicent Sanchis como director de TV3 en sustitución de Jaume Peral (que a su vez había relevado a Eugeni Sallent al frente de la cadena). En una votación sin precedentes, todos los grupos del Parlament –excepto JxSí— reprobaron a Sanchis y pidieron la dimisión de Llorach. Caso omiso.