Menú Buscar
El líder de ERC, Oriol Junqueras, en TV3

TV3 convierte la entrevista a Junqueras en un debate electoral

El líder de ERC aparece en la televisión pública tras salir en semilibertad para marcar estrategia frente a Puigdemont: “Yo soy más independentista que nadie"

7 min

La primera entrevista a Oriol Junqueras tras alcanzar el régimen de semilibertad ha servido al líder de ERC para ensalzar la gestión de sus consejeros en el Govern y manifestar su compromiso con el procés. Con todo, el exvicepresidente de la Generalitat ha mostrado un tono agitado que por momentos recordaba un debate electoral y con el que ha tratado de marcar diferencias con la estrategia del expresidente fugado Carles Puigdemont: “Yo soy más independentista que nadie, si acaso, alguno podrá empatar”.

Tras casi 1.000 días en prisión a cuenta de la organización del referéndum ilegal del 1-O, por el que ha sido condenado a 13 años de cárcel por los delitos de sedición y malversación, Junqueras ha mostrado este domingo un tono exaltado por momentos y alejado a su tradicional imagen sosegada. Preguntado sobre cómo son sus vivencias y relaciones en el presidio, el exvicepresidente ha asegurado que “en la mayoría de los casos muy bien”. “No he tenido nunca problemas excepto una vez, que me tuve que encarar con alguien que se encaró conmigo”, ha explicado, al tiempo que ha detallado que se trataron de circunstancias ajenas a la política: “Era una persona acostumbrada a mandar y aquel día se le acabó la historia”.

Tensión con Sanchis

Junqueras, que ha asegurado en varias ocasiones que es “honesto, honrado y una buena persona, y lo sabe todo el mundo”, ha aprovechado la entrevista reivindicar el referéndum del 1-O. Sin embargo, preguntado sobre si lo volvería hacer, ha respondido con evasivas, asegurando que volverá a hacer “lo que sea bueno para la ciudadanía”.

No obstante, a lo largo de la entrevista ha quedado patente la falta de sintonía entre Junqueras y su entrevistador, el director de TV3, Vicent Sanchis. Uno de los momentos más llamativos ha sido cuando este último le ha espetado que el argumento de la “violencia policial” y la necesidad de tener más votos se podía entender como una “excusa” para no seguir adelante con la república catalana. “Si alguno se atreve a decirme que eso es una excusa después de chuparme tres años de prisión, los tiene que tener muy bien puestos. Que empiece a pasar para allá y después me lo explique”, ha respondido Junqueras con tono bronco. Otro pique ha tenido lugar cuando Sanchis ha insinuado que “no había estructuras de Estado”, a lo que el entrevistado ha indicado: “Eso dígaselo a Jové o Lluís Salvadó”.

Relación "cordial" con Puigdemont

En cuanto a su actual relación con Puigdemont, ha reiterado que es “muy cordial” y que hablan “dos o tres veces” por semana. “Hablamos de política, de las familias, de futuro, de todo”, ha sostenido, al tiempo que ha tratado de diferenciar la estrategia de ERC de la de JxCat. Así, ha defendido que su “obligación” era quedarse “en lugar de ir al exilio”, pese a que será “el primero en trabajar para que vuelvan y el primero en recibirlos en el aeropuerto”.

Los sectores más radicales del independentismo han criticado en Twitter las palabras del republicano y le han afeado que se hubiera "entregado". Asimismo, otros usuarios han criticado sus formas.

Sobre la gestión de la pandemia, Junqueras ha defendido a sus consejeros en el Govern, Vergès y Homrani, de quienes ha sostenido su “buen trabajo teniendo en cuanta las dificultades a las que nos enfrentamos aquí y en todo el mundo”.

También ha tratado de mostrar la mesa diálogo que los suyos han acordado con el Gobierno como una estrategia para mantener con vida el procés. “Todo el mundo había pedido una mesa para hablar, todo el mundo defendía que había que hablar y quien lo ha hecho posible ha sido ERC”, ha sostenido Junqueras, pese a que el sector más radical del independentismo la ha rechazado. Además, preguntado sobre si las nuevas elecciones catalanas traerán otro tripartito, ha salido con sorna: “Los dirigentes del PSC, que saben que soy una persona honrada, honesta y buena persona, tendrán trabajo para aguantarme la mirada. Por el amor de Dios”. En cuanto si Pablo Iglesias y Podemos le han "decepcionado", ha respondido con una bofetada tajante: "Tampoco me esperaba mucho, entonces no me pueden decepcionar. Ellos se esfuerzan cada día en demostrar que no".