Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Entrevistas en TV3 a Laura Borràs, Pere Aragonès, Salvador Illa y Alejandro Fernández / CG

TV3, en campaña a pesar de la Junta Electoral

La encerrona a Illa con las PCR y los incumplimientos de la neutralidad política son el epílogo de unos medios públicos cuya renovación permanece bloqueada por los independentistas desde 2019

11 min

La expresión “presos políticos” es partidista. Y el tiempo dedicado a las candidaturas al 14F es desproporcionada. Así ha corregido la Junta Electoral la cobertura de la campaña que ha realizado TV3. Hasta el punto de abrir un expediente sancionador contra la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) que puede conllevar multas de hasta 3.000 euros.

Como colofón de ese sesgo político, que todas las formaciones recogen en sus programas excepto Junts per Catalunya (JxCat), la televisión catalana elevó a noticia de alcance que Salvador Illa se negara a hacerse una PCR en la cadena catalana antes de participar en el debate de candidatos emitido el martes. Illa explicó que su rechazo se basó en el cumplimiento de los protocolos de la autoridad sanitaria. Pero para la cadena autonómica, la única que propuso esta prueba --ni TVE, ni La Vanguardia ni la SER los sugirieron--, ello no evitó la polémica. Una controversia intensificada por TV3, que abordó el tema en su programa matinal, Planta Baixa, en el Telenotícies y el vespertino Tot es mou. El propio Vicent Sanchis, director de la cadena y moderador del debate, salió a dar explicaciones. Aseguró que se trataba de un protocolo confidencial. ¿Cómo se filtró entonces?

Sesgo subliminal... o no tanto

El intento de comprometer a Illa, exministro de Sanidad, ha sido mucho más evidente que otros métodos subliminales que tiene la cadena para condicionar las entrevistas a los candidatos. Así, mientras las imágenes que acompañaban las intervenciones de Laura Borràs (JxCat) y Pere Aragonès (ERC) en Els Matins eran, respectivamente, de fiesta independentista y gestión gubernamental, las de Alejandro Fernández (PP) e Illa eran alusivas a la corrupción del caso Bárcenas y los presos independentistas.

Diputados de Junts per Catalunya irrumpen en el programa 'FAQs' de TV3 para abrazar al presidente Quim Torra / JxCAT
Diputados de Junts per Catalunya irrumpen en el programa 'FAQs' de TV3 para abrazar al presidente Quim Torra / JxCAT

Y es que la campaña electoral se ha convertido en el epílogo de una gestión comunicativa del Govern marcada por el bloqueo en la renovación de los directivos de los medios catalanes. Un bloqueo provocado por el pulso entre JxCat, que no quiere perder el control, y ERC, que según los acuerdos alcanzados con su socio, debía ocupar la presidencia de la CCMA y la dirección de la televisión catalana.

La reprobación de Sanchis

La legislatura comenzó muy mal para el director de la televisión autonómica, reprobado por el Parlament por su partidismo convergente. A pesar de tratarse de una medida sin precedentes, Sanchis no se dio por aludido. Tampoco la presidenta de la CCMA, Núria Llorach, en funciones en el cargo desde que Brauli Duart --hombre de confianza de Artur Mas y Quico Homs-- se marchó para ocupar otros cargos gubernamentales. Desde entonces, y gracias a la protección de un Consejo Audivisual de Cataluña (CAC) --otro órgano pendiente de renovación--, TV3 ha sido objeto de numerosas polémicas.

La irrupción de diputados de JxCat en el plató de FAQs para saludar a Quim Torra, la negativa a realizar un documental sobre los casos judiciales de la familia Pujol, la magnificación de los tiempos de intervención de entrevistados y tertulianos proindependentistas o la discriminación del castellano son algunos de los episodios convulsos de unos medios de comunicación que, a juicio de todos los partidos, deberían ser sometidos a un proceso intenso se renovación tras el 14F.

Los programas de JxCat y ERC

Y así lo contemplan en sus programas. A excepción de JxCat, que se limita a asegurar que "los medios de comunicación públicos deben ser referentes líder, impulsores de la cultura y normalizadores de la lengua catalana, como recogen los principios fundacionales de la ley que rige la CCMA”. Y añade: ”Revisaremos la Ley de la CCMA y su libro de estilo para reforzar la normalización de la lengua propia”.

ERC sí hace referencia en su programa a la necesaria neutralidad de los medios catalanes. Apunta que durante la legislatura 2017-2020 se han aprobado las leyes de modificación del CAC y de la CCMA, y el segundo mandato marco del sistema público audiovisual para el periodo 2020-2026, con el ánimo de fortalecer la independencia profesional de los medios públicos y instando que las personas que los dirijan sean seleccionadas por concurso. Ahora, las asignaturas pendientes para fortalecer los medios públicos son la renovación del consejo de gobierno de la CCMA y la definición de un nuevo modelo, una nueva estructura y una nueva fórmula de financiación.

¿Más recursos?

¿Es demasiado caro el ente público catalán? El presupuesto de TV3 y Catalunya Ràdio supera los 253 millones de euros, de los que 240 millones proceden de las arcas públicas. Los republicanos son partidarios de dotar a la CCMA “de recursos suficientes para que puedan cumplir las previsiones del mandato marco. La aportación pública tenderá a equipararse a la media europea que se destina a las corporaciones audiovisuales nacionales”.

En Comú Podem arremete con la influencia de los “propagandistas” en los cargos directivos y aboga por “aplicar con urgencia las reformas de la CCMA y del CAC, aprobadas por unanimidad por el Parlament en octubre de 2019”. Recuerdan que las reformas obligan a que el presidente y los siete miembros del Consejo de Gobierno de la CCMA sean elegidos, al igual que los cinco miembros del CAC, por mayoría de dos tercios de la Cámara entre profesionales independientes cualificados (y no propagandistas de los partidos) que garanticen la independencia de TV3 y Catalunya Ràdio. también obligan a elegir a los directores de ambos medios para concurso público”.

Politización

Especialmente crítico se muestra PSC-Units en su programa. "El consenso alcanzado en el momento de la creación y configuración de los medios públicos de la CCMA hace años se ha roto. Con la polarización política, el concepto de cohesión social y de promoción y difusión de la lengua se ha pervertido en la defensa de una determinada opción política. Así, TV3 y Catalunya Ràdio se han convertido, en una parte de su programación, en instrumentos de agitación y propaganda al servicio de una determinada idea política de Cataluña".

Porcentaje de entrevistas en TV3 de representantes independentistas / CAC
Porcentaje de entrevistas en TV3 de representantes independentistas / CAC

"Los socialistas defendemos la necesidad de disponer de unos medios de comunicación independientes, libres y responsables en el marco de una sociedad plural y democrática. La política de comunicación de los gobiernos, en relación con los medios públicos y privados, debe ser aquella que permita recuperar los valores democráticos de un periodismo crítico y responsable".

La CUP hace una breve referencia a la necesidad de "garantizar la dignidad en el trato, el respeto y la no discriminación de ninguna persona ni comunidad en la concepción y desarrollo del contenido audiovisual producido y/o emitido por la Administración pública a través de la CCMA".

Eliminar el CAC

Ciudadanos, que siempre se ha mostrado muy contundente en la denuncia del sesgo político de TV3, se compromete a garantizar "la pluralidad e independencia" de la televisión y radio catalanas. "Llevaremos a cabo una política de medios de comunicación basada en la objetividad informativa y la excelencia en la profesión periodística. Modificaremos el sistema de elección del presidente y el Consejo de Gobierno de la CCMA para asegurar que tengamos una televisión y una radio públicas de todos los catalanes y no sólo de los partidarios del independentismo".

La formación naranja apuesta por "una eficiente gestión de los recursos de la CCMA para que su estructura responda a las necesidades reales de los catalanes. TV3 es la televisión autonómica con más presupuesto. Debemos garantizar una gestión eficaz y eficiente de los recursos que pagamos todos los catalanes". Y promoverán "unos medios basados en la neutralidad, la pluralidad y el respeto. TV3 y Catalunya Ràdio son la televisión y la radio de todos los catalanes y eso debe reflejarse en su programación y en su gestión. Cs promete cerrar el CAC porque "se ha comportado como un órgano político frente a los medios que no comulgan con el nacionalismo y el independentismo mientras que no ha estado a la altura en las numerosas ocasiones en las que se han producido situaciones de falta de neutralidad y de pluralidad en los medios de comunicación públicos".

El PP promete "reconvertir TV3 y Catalunya Ràdio en medios plurales al servicio de una información veraz y neutral. Potenciaremos el perfil profesional e independiente del ente".