Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El diputado Francesc de Dalmases (JxCat) el pasado enero en el Parlament / EP

El TSJC devuelve al juez del 'caso Voloh' la causa de De Dalmases (JxCat)

El tribunal rechaza asumir la investigación por presunta malversación y prevaricación del diputado de JxCat y pide al magistrado que complete la instrucción con más diligencias para concretar indicios

6 min

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha rechazado investigar al diputado en el Parlament Francesc de Dalmases (JxCat) y ha devuelto el caso al juzgado de Barcelona para que complete la instrucción con más diligencias, ante la falta de concreción de los indicios que ha aportado contra el aforado.

Así lo ha decidido la sala civil y penal del TSJC en un auto en que, de acuerdo con el criterio de la Fiscalía, rechaza asumir la investigación a De Dalmases que le planteó en una exposición razonada el titular del juzgado de instrucción número 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, que atribuye al diputado de JxCat los delitos de malversación, prevaricación y tráfico de influencias.

Presunto desvío de subvenciones

Aguirre pidió en mayo pasado al TSJC que investigara a De Dalmases por lucrarse supuestamente con más de 224.000 euros procedentes de subvenciones para cooperación de la Diputación de Barcelona, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat, a través de las entidades Igman y Catmon, afines a Convergència (CDC), entre los años 2014 y 2017.

Este caso se enmarca en la causa por presunto desvío de fondos públicos para cooperación que investiga el juez Aguirre, que suma más de 50 imputados y que en octubre pasado dio pie a la operación policial en la que fueron detenidos empresarios y miembros del denominado "estado mayor" del 1-O, entre ellos el exconseller Xavier Vendrell y el exdirigente de CDC David Madí, acusados de aprovechar sus contactos políticos para favorecer sus negocios.

Aforado en el Parlament

En su auto, la sala, de acuerdo con el criterio de la Fiscalía, concluye que no es posible que el TSJC asuma en este momento la competencia para investigar a De Dalmases --que al ser diputado en el Parlament goza de la condición de aforado--, dado el estado "embrionario" de la instrucción y ante la "falta de concreción e individualización" de sus conductas en relación con los delitos que le atribuye el juez.

Una vez examinada la exposición razonada que les presentó Aguirre, la sala no ve ninguna imputación de delito "suficientemente individualizada" ni cree que se hayan practicado las "diligencias precisas" para la comprobación de los hechos que se recogen en las investigaciones policiales.

Falta de "concreción"

"Ninguna referencia ni concreción consta en la exposición razonada sobre el presunto delito de prevaricación que habría cometido el aforado ni tampoco se describen indicios concretos en orden al tráfico de influencias que se dice debería ser objeto de investigación", apunta el TSJC.

Sobre el delito de malversación, la sala recrimina al juez que tampoco individualice la "concreta actividad desplegada" por De Dalmases en cada una de las subvenciones que se estiman irregulares.

"En la relación de los expedientes administrativos afectados aparece una relación nominal de las personas que intervinieron, pero sin precisión alguna sobre la concreta --aun indiciaria-- actuación del aforado", insiste el TSJC, que remarca que De Dalmases no era presidente de la Fundación Catmon ni secretario de Igman.

"Ingente documentación"

El TSJC recrimina además al juez que no aclare en su exposición razonada las investigaciones realizadas para comprobar si, respecto de cada una de las subvenciones bajo sospecha, se concluyeron y justificaron los trabajos para cuya realización fueron concedidas.

En este sentido, subraya que el instructor no ha concretado "si más allá de las irregularidades administrativas descritas como incumplimiento de las bases de la convocatoria y de la normativa de la justificación parcial o final, que recaerían en el ámbito revisorio contencioso administrativo, existen indicios racionales de delito".

El TSJC afea también al juez que no individualice las conductas en su exposición razonada, en que utiliza el "impersonal reflexivo (se presentó..., se concedió..., fueron utilizadas...)", lo que obliga a la sala a "bucear" en la "ingente documentación" que obra en la causa.

Declaración del aforado

Por este motivo, la sala concluye que, con carácter previo a asumir la competencia de este caso, procede que el juez de Barcelona dé la oportunidad a De Dalmases de declarar voluntariamente y con todas las garantías y que practique todas las diligencias necesarias que aún considera pendientes.

Entre las diligencias pendientes sobre la investigación a De Dalmases, el TSJC coincide con la Fiscalía al reclamar que el juez tome declaración, entre otros, a miembros de Igman y Catmon, al presidente de la Diputación de Barcelona en la época, Salvador Esteve, el interventor y el gerente del ente provincial y a los técnicos que intervinieron en los expedientes bajo sospecha.

"Y si en su día existieran indicios individualizados contra el aforado, (el juez instructor) podrá elevar una nueva exposición ante esta sala en que se particularicen los mismos, con independencia de la conducta de otras personas o entidades", apunta el TSJC.