Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El magistrado del TSJC Carlos Ramos / CG

El TSJC aparta a otro magistrado del juicio a los miembros de la Mesa del Parlament

El tribunal acepta la recusación por falta de imparcialidad presentada por los encausados, a quienes se acusa de desobediencia

4 min

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha apartado, por falta de imparcialidad, al magistrado Carlos Ramos, que debía juzgar la posible desobediencia de los miembros de la Mesa del Parlament cuando Roger Torrent –hoy conseller de Empresa y Trabajo— presidía la Cámara catalana. De este modo, el tribunal acepta en un auto la recusación presentada por los encausados.

La recusación la presentó el exvicepresidente del Parlament Josep Costa, y la secundaron el mismo Torrent y los exmiembros de la Mesa Adriana Delgado y Eusebi Campdepadrós. En ese texto, Costa sostenía la falta de imparcialidad del magistrado, por cuanto, según él, había mostrado “hostilidad y animosidad manifiestas” en un informe a tenor de otra recusación contra él en la misma causa.

Segunda recusación

En ese escrito, según resume el auto de este miércoles, el magistrado atribuía a Costa fraude procesal y mala fe por presentar una segunda recusación. Y, en este sentido, el TSJC acepta la recusación al considerar que el conjunto de las expresiones que usó Ramos “indica un apasionamiento personal o cercanía” que no permite garantizar su desinterés e imparcialidad con la causa.

Los jueces han habilitado el mes de agosto para resolver este asunto “dada la urgencia a la vista de la fecha prevista” para el juicio, del 5 al 7 de octubre. En esta causa, el tribunal ya aceptó otra recusación que también había presentado Costa contra el presidente del TSJC, Jesús María Barrientos.

Temen una cascada de recusaciones

La decisión de recusar a Ramos cuenta con dos votos particulares: en el primero, la magistrada Estefanía Pastor critica que se sustente la recusación en el informe de Ramos porque cree que este criterio puede provocar “recusaciones en ‘cascada’ pues cada recusación requiere el informe del recusado y si su contenido, a juicio de alguna de las partes, revela alguna posible causa de recusación a solicitud de alguna obligará a incoar un nuevo incidente de recusación”.

Además, Pastor considera que las expresiones de Ramos “tampoco ponen de manifiesto una falta de imparcialidad ni siquiera de una falta de apariencia de imparcialidad, al tener que ser interpretadas dentro del contexto jurídico ya indicado”, el informe sobre un incidente de recusación.

Fuera de plazo

Por su parte, el magistrado Carlos Hugo Preciado ha dictado un amplio voto particular de 65 páginas –el auto de la sala tiene 12— en el que defiende por motivos técnicos que los jueces que han conformado la sala para abordar esta recusación no eran los indicados.

También considera que la recusación se debería haber inadmitido de plano porque se presentó fuera de plazo y cuando el asunto ya estaba resuelto –es la segunda recusación contra Ramos—.