Menú Buscar
Donald Trump y el vicepresidente estadounidense, Mike Pence (i) en la reunión con senadores y congresistas en la Sala Roosevelt, en la Casa Blanca / EFE

Trump justifica haberle colgado el teléfono al presidente australiano

El nuevo presidente de EEUU dice que el acuerdo de Barack Obama con Australia para acoger refugiados es "tonto"

3 min

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha justificado este jueves la tensa conversación mantenida con el primer ministro de Australia, Malcom Turnbull, y ha asegurado que este tipo de "llamadas difíciles" son necesarias porque "el mundo está en problemas".

Trump colgó antes de tiempo a Turnbull tras criticar un acuerdo migratorio alcanzado por su antecesor en la Casa Blanca, Barack Obama, que plantea el reasentamiento de 1.250 refugiados desde las islas de Papúa Nueva Guinea y Nauru, según el Washington Post.

La dureza

Durante un discurso en el Desayuno Nacional de la Oración, Trump ha instado a los estadounidenses a no preocuparse por las "llamadas difíciles" que pueda mantener con otros dirigentes, en una alusión velada a Turnbull. "Tenemos que ser duros", ha defendido.

En este sentido, ha alegado que "el mundo está en problemas" y que otros países se han aprovechado durante estos últimos años de Estados Unidos. La actual Administración, ha añadido Trump, "lo arreglará". "Eso es lo que hago, arreglar cosas", ha apostillado.

Un acuerdo "tonto"

Tras conocerse la tensa conversación, Trump recurrió a su cuenta en Twitter para reafirmarse en su postura: "¿Podéis creerlo? La Administración Obama acordó recibir a miles de inmigrantes ilegales desde Australia. ¿Por qué? Estudiaré este tonto acuerdo", prometió.

Turnbull, por su parte, ha reconocido que Trump no habría firmado el acuerdo si él hubiera sido entonces el presidente, pero ha indicado que se ha comprometido a cumplirlo. En cuanto al cariz que tomó su conversación telefónica, el primer ministro australiano ha dicho que "no es correcto" que Trump le colgara y ha sostenido que el diálogo fue "muy franco y directo".

En declaraciones posteriores recogidas por los medios australianos, Turnbull ha dejado claro que el acuerdo para el traslado de solicitantes de asilo contempla un estricto proceso de control. Preguntado sobre si tiene un plan B en caso de que Trump opte por cancelar lo pactado, ha dicho que el Gobierno está explorando "todas las opciones que no sean el trasladar a los refugiados a Australia".