El Tribunal Supremo dictamina que llamar ‘huido’ a Puigdemont es apropiado

Los magistrados rechazan la petición del expresidente de la Generalitat de que se le denomine “procesado ausente” o “exiliado” en la causa penal abierta

El Tribunal Supremo, cuya sala de lo Penal ha rechazado que llamar 'huido' a Puigdemont sea inadecuado / EP
14.09.2018 12:48 h.
3 min

El Tribunal Supremo ha dado el enésimo revés a la estrategia judicial de los independentistas catalanes. Los magistrados de la Sala de lo Penal han desestimado la petición de Carles Puigdemont y el resto de consejeros más próximos a sus siglas políticas que le acompañan en el extranjero de que se les deje de denominar “huidos” en los escritos del proceso penal que les afecta.

La defensa había alegado que se trata de un término peyorativo que se aplica al expresidente de la Generalitat, a Clara Ponsatí y a Lluís Puig. Argumentó que la situación real en que se encontraban era la de “exiliados”. O la de “procesado ausente”, otro término que también se usa en los autos del Supremo que hasta ahora se han publicado.

Declaración de rebeldía

Los magistrados que han analizado la cuestión precisan que el término que legal que se usa para explicitar su situación es el de “huidos o sustraídos a la acción de la Justicia española”. Avala la fórmula al considerar que resulta “adecuada y en absoluta desconsiderada” para hacer referencia a la “declaración formal o no de rebeldía”.

También explica que se podría haber usado la expresión técnica “reo ausente” o “declarado rebelde” si el momento procesal fuera el adecuado. Por lo que no ve ninguna situación peyorativa para los afectados ni que el redactado de los autos publicados colisione con el Código Ético de Conducta de Jueces y Magistrados, tal y como aseguraban Puigdemont, Ponsatí y Puig.

Firman la resolución los titulares de la Sala de lo Penal del Alto Tribunal del Estado, Miguel Colmenero Menéndez de Luarca; Francisco Monterde Ferrer y Alberto Jorge Barreiro.

Petición con calado simbólico

La pugna actual atañe a una cuestión muy técnica de la judicatura, aunque amagaba un gran calado simbólico. Abría el debate sobre si se trata de huidos de la justicia o exiliados, tal y como han defendido los políticos independentistas que han salido de España para eludir la causa contra el referéndum.

Más allá de esta cuestión, el proceso judicial sigue su curso. El juez Pablo Llarena prosigue con su instrucción. Se especula que se abrirá juicio oral en alguna fecha de 2019.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información