Menú Buscar
Ramon Tremosa, el único representante de PDeCAT en el Parlamento Europeo que ahora debe buscarse una nueva familia tras el portazo de ALDE / EFE

Tremosa busca una familia europea para PDeCAT tras la expulsión de los liberales

El polémico eurodiputado sopesa quedarse como no adscrito los siete meses que le quedan en Bruselas hasta las próximas elecciones

27.10.2018 15:22 h.
5 min

Ramon Tremosa busca a una familia europea que esté dispuesta a abrir las puertas a PDeCAT. La Ejecutiva de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE) ha afirmado que la presencia del único eurodiputado de los neoconvergentes “ya no es compatible con los principios” de esta formación, donde estaba integrado desde 2005 aunque sus relaciones se remontan a 1986.

Dos tercios del consejo de ALDE ha apoyado el portazo del partido a los nacionalistas catalanes “con efecto inmediato”, tal y como indican en un comunicado. Los casos de corrupción, tanto el 3% como el Palau, justifican que el partido catalán sea considerado “contrario a los intereses y valores” de la familia liberal. Aunque el proceso independentista y la actitud de Tremosa en Bruselas, donde ha protagonizado varios patinazos en su objetivo de buscar apoyos internacionales a la deriva secesionista, también han pesado en la decisión.

Choque con Ciudadanos

Cabe tener en cuenta que el principal promotor de la iniciativa fue Ciudadanos, el partido que se incorporó en ALDE en 2016. Los liberales son una familia que agrupan a un total de 47 partidos distintos que provienen de países de toda la Unión Europea. Han participado en el consejo que ha tenido lugar en Bruselas más de una veintena de delegaciones. Entre ellas, la formada por dos representantes de PDeCAT que han intentado sin éxito frenar la decisión.

El partido de Albert Rivera es el principal vencedor de la resolución aprobada. Las últimas elecciones europeas propiciaron que Ciudadanos se hiciera con dos representantes, Javier Nart y Carolina Punset (que ha abandonado el partido), frente al único escaño que PDeCAT obtuvo para Tremosa. El choque entre todos ellos ha sido una constante y la incomodidad de los liberales ha ido in crescendo.

Búsqueda de nueva familia

¿Qué hará ahora Tremosa? De entrada, desde el entorno del eurodiputado afirman que está sobre la mesa quedarse el escaso medio año de mandato que le queda como no adscrito. El próximo 26 de mayo se celebran las elecciones europeas y el neoconvergente tiene muy pocas posibilidades de encabezar de nuevo una lista del partido. De hecho, en estos momentos está en el aire saber si se presentará como PDeCAT o como Crida Nacional, la formación promovida por Carles Puigdemont que se presenta este sábado por la tarde.

Tremosa podría concluir el trabajo que le queda pendiente en las comisiones en las que participa e intentar hacer alguna reivindicación política más desde el hemiciclo, aunque tendría menos oportunidades de hablar por el reparto del tiempo de las intervenciones. El principal riesgo de este escenario es que sitúa a PDeCAT al lado de la Alianza Europea por la Libertad, el Frente Nacional Europeo y la Alianza Europea de Movimientos Nacionales, además de la bancada de independientes donde se sentaría.

¿Hacia el CRE de Nueva Alianza Flamenca?

Se advierte que no se puede mantener este perfil de verso suelto durante mucho tiempo. El partido liderado por David Bonvehí necesita una nueva familia que le permita ser un altavoz en Bruselas. La rumorología les sitúa junto al Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos (CRE) por su faceta más democristiana e independentista, aunque estos se definan como euroescépticos. Es la familia de Nueva Alianza Flamenca, el partido que apoya a Carles Puigdemont en Bélgica.

Con todo, si se llegara a formalizar la petición serían los 70 miembros actuales del grupo (es el tercero de la eurocámara) los que tendrían la última palabra. En clave española, implicaría un giro hacia la derecha de PDeCAT en un momento en el que se ha iniciado la precampaña electoral para las locales, que se celebran el mismo día que las europeas, y cuando se especula con un posible adelanto en Cataluña. Los neoconvergentes están bajo la lupa. El siguiente paso que den en Bruselas deberá ser muy meditado.