Menú Buscar
El exjefe de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero, a su salida de la Audiencia Nacional tras su tercera comparecencia ante la juez Carmen Lamela / EFE

El informe de los correos de Trapero revela que Mossos permitieron el 1-O

La Guardia Civil entrega a la Audiencia Nacional ‘mails’ que demuestran que la policía catalana actuaba en connivencia con los responsables del ‘procés’

26.02.2018 09:04 h.
3 min

Uno de los informes clave para conocer el verdadero papel de los Mossos d’Esquadra en el 1-O es el de los mails de Josep Lluís Trapero. El escrito fue entregado hace unos días a la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela y sirve para constatar, según la Guardia Civil, que los responsables de la policía autonómica permitieron el referéndum, pese a haber podido evitarlo.

Según publica El Periódico, en el contenido de los correos electrónicos se revela una estrategia operativa, el Plan Ágora, orientado solo a cubrir apariencias ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), fiscalía y Ministerio del Interior, ya que los análisis internos de la Prefectura de Mossos señalaban que solo con 40.000 efectivos (cifra muy superior a la plantilla de 17.000 agentes en la policía autonómica) se podía impedir realmente un referéndum como el de 1-O.

Sin apoyos 

A pesar de la advertencia se mantuvo el Plan Ágora, que enviaba a un par de agentes por colegio y no se solicitó apoyo en virtud de este cálculo de Mossos.

El informe apunta que Trapero, bajo la protección de la Prefectura y asesorado por el servicio jurídico de Mossos, pretendió construir un relato basado en la defensa del orden público y la convivencia para justificar la actitud “pasiva, no colaboradora y de permisividad” de los Mossos ante la comisión de un hecho ilícito que debían impedir.

Actuación conjunta 

Los dosieres del área de análisis de la Comisaría General de Información de Mossos (GGINF) antes y después del 1-O revelan un correo recibido por Trapero el 23 de septiembre en el que se estudian las movilizaciones convocadas por la ANC y Òmnium el día anterior frente al TSJC y a la Ciudad de Justicia. En aquel mail se admite que el área de Información de Mossos tuvo constancia de que esa misma tarde “se podría producir” una actuación de agentes de la Guardia Civil en la sede de la Assemblea Nacional (ligada a la ola de registros y detenciones) y que “fuentes abiertas” les afirmaban que miembros de la ANC “estarían retirando material relacionado con el referéndum”.

El informe de la Guardia Civil concluye que existía connivencia entre la dirección de los Mossos y los impulsores del referéndum ilegal. Insisten en esta línea en que el propio Trapero facilitaba información y documentación constantemente a sus superiores políticos, especialmente a Joaquim Forn.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información