Menú Buscar
El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero (c), a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar ante el juez como imputado de sedición / EFE

Trapero llega a la Audiencia Nacional vestido de paisano

El mayor de los Mossos d'Esquadra declarará por segunda ocasión por la presunta inacción del cuerpo de seguridad en el 'procés' junto a los presidentes de la ANC y Òmnium Cultural

16.10.2017 09:48 h.
4 min

El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha llegado este lunes a la Audiencia Nacional a las 9.27 horas para declarar por segunda vez como imputado por un delito de sedición por la "inacción" que, según la Guardia Civil, mantuvo la policía catalana en los días previos al 1-O y durante la celebración de la votación ilegal.

La primera gran diferencia con la anterior ocasión en que compareció ante la magistrada Carmen Lamela es que ha dejado su uniforme oficial en casa por petición de sus abogados defensores. Con un traje gris y semblante serio, el mayor ha declinado hacer comentarios al casi centenar de periodistas que le esperaban en las puertas del alto tribunal.

Sánchez y Cuixart

Poco después han hecho lo propio los presidentes de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente. La intendente de los Mossos Teresa Laplana declara por videoconferencia como hizo el pasado 6 de octubre por su delicado estado de salud. 

Todos ellos están investigados por un delito de sedición, penado con entre 8 y 15 años de cárcel. Fuentes judiciales indican que la Fiscalía pedirá medidas “contundentes” contra los acusados. La presión se centrará en los líderes independentistas, según apunta OKDiario. El fiscal general, José Manuel Maza, pedirá prisión para Sánchez y Cuixart, según las últimas conjeturas.

Atestado de la Guardia Civil

En el atestado que ha dado lugar a esta segunda citación, el instituto armado responsabiliza a Trapero de la inacción de la policía autonómica para cumplir con el mandato judicial y evitar, según sus argumentos, la celebración del 1-O; acusa a Cuixart y Sánchez de alentar las movilizaciones ciudadanas.

Tanto la magistrada como la Guardia Civil creen que los dos líderes de las entidades independentistas "forman parte de un comité estratégico con unas funciones concretas a ejecutar" para conseguir la independencia de Cataluña. Les sitúan en una “posición decisoria similar” a la del Gobierno de la Generalitat.

Según este relato, Trapero sería el brazo ejecutor de los secesionistas, a quienes habría brindado incluso protección para facilitar la organización del referéndum.

Voluntad de no colaborar

El instituto armado explica en el atestado que era "evidente" que el comportamiento de los mossos durante la preparación y la celebración del 1-O no respondía a la voluntad individual de los agentes. Indica que se trataba de un “plan premeditado para evitar actuar y que no podía más que proceder de la cúpula policial de los Mossos”.

Es decir, de Trapero y “en conexión directa con miembros del comité estratégico”, donde también se sentaría el presidente catalán, Carles Puigdemont.

Citación de testigos

También deberán declarar ante la Audiencia Nacional este lunes varios testigos. En concreto, dos guardias civiles y la secretaria judicial que el 20 de septiembre en Barcelona, ante la concentración que mantuvo a varios agentes encerrados en la conselleria de Economía durante casi 24 horas, tuvo que salir del edificio por un teatro anexo camuflada entre el público.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información