Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Alberto Fernández Díaz (PP), Alfred Bosch (ERC), Xavier Trias (CiU), Carina Mejías (C's) y Daniel Mòdol (PSC), en un acto conjunto en contra de las conexión de los dos tranvías / CG

Tranvía por la Diagonal, el otro enredo de PDECat

Colau desempolva el proyecto de conexión de Trambaix y Trambesós, que pilotan dos exconsejeros del Gobierno de Pujol, con el rechazo de la propia CDC y el cambio de criterio del PSC

6 min

El Ayuntamiento de Barcelona ha desempolvado el que estaba llamado a ser el proyecto estrella de este mandato en materia de infraestructuras: la conexión de los dos tranvías de la ciudad a través de la avenida Diagonal. Poco o nada se sabía de esta ambiciosa obra hasta que el Gobierno de Ada Colau ha decidido retomarlo, lo que ha hecho aflorar curiosas contradicciones.

El proyecto estará pilotado por dos exconsejeros de CDC del gobierno de Jordi Pujol: Pere Macias, actual presidente de la Fundació del Cercle d’Infraestructures, y Felip Puig, presidente de Tram, la concesionaria que gestiona las dos redes de tranvía de Barcelona. Sin embargo, el grupo municipal Demòcrata (PDECat-Unió-Demòcrates, es decir, la antigua CiU) lo rechaza, igual que PP, ERC y Ciudadanos. El PSC, por su parte, que también estaba en contra –posó junto a la oposición para un foto sin precedentes en la historia municipal— gobierna ahora con Colau, por lo que se ve obligado ahora a dar apoyo.

Los vecinos, en contra

En abril de 2016, la alcaldesa de Barcelona contrató al exconsejero de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalitat Pere Macias para dirigir la conexión de los dos tranvías por la avenida Diagonal, proyecto valorado en 175 millones de euros. Un año después, el ayuntamiento ha decidido retomarlo y, según han informado a este medio fuentes municipales, antes de un mes se tendrán a punto las líneas básicas de esa magna obra, que cuenta con el rechazo de buena parte de los vecinos de la zona –no hace tanto que tuvieron que soportar las incómodas reformas de la emblemática avenida— y de un informe elaborado por profesores universitarios, muy crítico con el planteamiento municipal.

Se da la circunstancia de que este estudio, al que ha tenido acceso Crónica Global y se puede leer pinchando aquí, ha salido a la luz gracias al grupo municipal Demòcrata, es decir, los compañeros de partido de Macias.

Este informe, titulado Revisión del cálculo de la rentabilidad social del proyecto de conexión del Trambaix y el Trambesós por la Diagonal basado en los estudios publicados por el Ayuntamiento de Barcelona, ha sido elaborado por Daniel Albalate y Albert Gragera, profesores agregados del departamento de Econometría, Estadística y Economía Aplicada de la Universitat de Barcelona (UB).

Mal cálculo de costes-beneficios

En el mismo, se cuestionan las previsiones del Gobierno municipal en materia de costes-beneficios del proyecto. En concreto, los expertos consideran que no hay una legitimidad clara a nivel técnico para impulsarlo y que se han obviado escenarios alternativos relevantes desde el punto de vista del ahorro de tiempo, como la mejora del transporte público de Barcelona.

Asimismo, subrayan el hecho de que el propio estudio del ayuntamiento indica que solo habría el 1,5% del beneficio medioambiental. Según los profesores de la UB, la conexión de los dos tranvías proporcionaría un ahorro de tiempo imperceptible “solo de segundos”, mientras que el consistorio habla de 2,50 minutos, y sobreestima el crecimiento natural de los usuarios del transporte público, que fijan en el 0,1% de media anual frente al 1,5% que defienden en la plaza Sant Jaume.

El portavoz del grupo municipal Demòcrata, Joaquim Forn, pide la retirada del proyecto por los informes “incompletos, sesgados y faltos de rigor” presentados en su día por la alcaldesa Ada Colau y la teniente de alcalde, Janet Sanz.

Macias: "Es un proyecto sólido y solvente"

Por el contrario, Pere Macias, que fue consejero de Medio Ambiente y también de Política Territorial en el gabinete de Pujol, defiende la unión del tranvía por la Diagonal, que califica de “proyecto sólido y solvente”, y asegura que “si pasa por la Diagonal, se podrán destinar más autobuses a otras zonas de la ciudad. Se trata de una operación de gran rentabilidad social” para Barcelona. Pone como ejemplo las experiencias de Nueva York, Sidney o Berlín, donde el tranvía es utilizado para afrontar los grandes retos de la movilidad y de la contaminación. Respecto al informe de los dos profesores, subraya que se trata del trabajo particular de ambos docentes, pero no representa el parecer de la UB.

Entre los trabajos de Macias, supervisados por la tenencia de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, figura la coordinación de la interlocución entre los diferentes agentes y administraciones implicados en este proyecto, entre los que se encuentra la empresa Tram, concesionaria que gestiona las dos redes de tranvía de Barcelona. Se da la circunstancia de que el nuevo presidente de Tram es Felip Puig, exconsejero de Medio Ambiente, de Política Territorial y de Interior en los sucesivos gobiernos de CiU.

Destacadas en Política