Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Las elecciones catalanas, en el aire por las trabas del independentismo / EL ESPAÑOL

Todas las trabas del independentismo para evitar las elecciones

Desde la promesa incumplida de Torra de hace un año hasta la renuncia a utilizar urnas móviles y pabellones, el voto anticipado o aprobar una ley electoral catalana parcial vía exprés

5 min

Hace ahora un año, Quim Torra daba por acabada la legislatura y anunciaba la convocatoria de las elecciones catalanas, una vez quedaran aprobados los presupuestos de la Generalitat de 2020. Desde entonces, el Govern se ha cargado de razones para aplazar la celebración de los comicios. Y una vez convocados para el 14 de febrero, los independentistas han renunciado a aplicar una serie de medidas que podrían haber garantizado el derecho al voto con plenas garantías. Tanto sanitarias como legales ya que, tal como publicó Crónica Global, no existe una normativa legal que regule la suspensión de unas elecciones, como ahora pretende hacer el Govern.

1. El aplazamiento de Torra

El 29 de enero de 2020, Quim Torra proclamaba que la legislatura había llegado a su final debido a la pérdida de confianza entre los socios de gobierno, Junts per Catalunya y ERC.

El expresidente del Govern anunciaba así que, tras la aprobación de los presupuestos de la Generalitat para 2020. convocaría elecciones. Pero nunca cumplió con su compromiso, pues alegó que la situación pandémica impedía celebrarlas.

2. Las broncas entre JxCat y ERC

El choque definitivo entre ambas formaciones se debió a la decisión del presidente del Parlament, Roger Torrent, de suspender el voto del líder de la Generalitat tras ser inhabilitado judicialmente por desobediencia.

Pese a ello, la convivencia se mantuvo con diferencias de criterio respecto a las elecciones. JxCat quería posponerlas para que el nuevo partido de Carles Puigdemont echara a rodar, mientras que ERC, ganadora según las encuestas de intención de voto, prefería celebrarlas cuanto antes.

El protocolo elaborado por la Consejería de Acción Exterior descarta el voto electrónico
El protocolo elaborado por la Consejería de Acción Exterior descarta el voto electrónico, urnas móviles y ley electoral

3. Ni urnas móviles ni voto electrónico

Una vez convocadas las elecciones --el 22 de diciembre se disolvió el Parlament--, la Consejería de Acción Exterior y Relaciones Institucionales asumió la tarea de blindar la jornada electoral ante el Covid-19, estableciendo un protocolo de seguridad. Varias medidas fueron descartadas. Entre ellas la de proponer a la Junta Electoral Central la utilización de urnas móviles o el voto por internet “atendida la práctica imposibilidad de tener el marco regulador a punto para el día de las elecciones”.

También se rechazó el uso de urna electrónica en sede electoral “al no aportar ninguna ventaja en términos de seguridad sanitaria”.

4. Descartada una ley electoral catalana parcial

Cataluña es la única comunidad autónoma que carece de una ley electoral propia, ya que la sobrerrepresentación de las provincias menos pobladas que contempla la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG) siempre ha beneficiado a CiU --ahora JxCat--, y más recientemente, a ERC.

Los responsables del Govern encargados de velar por unas elecciones catalanas seguras plantearon la posibilidad de crear una ley catalana, total o parcial, por la vía de urgencia en el Parlament, que contemplara medidas para afrontar unos comicios en caso de crisis sanitaria. Pero finalmente lo descartaron

5. Ni pabellones ni vacunaciones para las mesas

El Govern aseguró que plantearía la posibilidad de vacunar a las personas seleccionadas para integrar las mesas electorales, aunque no formaran parte de un colectivo de riesgo. Pero nunca más se supo. Tampoco se avanzó en la habilitación de pabellones o espacios similares.

 

 

Meritxell Budó afirma que la decisión que se tomará el 15 de enero sobre las elecciones será la definitiva / GENERALITAT

6. El voto anticipado tampoco se planteó

Una de las fórmulas de reducir las colas electorales hubiera sido el sufragio anticipado, es decir, permitir, durante los días que se considere y con anterioridad a la jornada de las elecciones, que los catalanes pudieran acudir ante la Junta Electoral de Zona, cuya sede está en los juzgados, para emitir su voto. Finalmente tampoco se planteó.

Destacadas en Política