Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sindicatura de Cuentas de Cataluña / EUROPA PRESS

Los trabajadores de la Sindicatura de Cuentas también cobran sin trabajar

Sale a la luz después de conocer que el Parlament paga cerca de 1,7 millones de euros al año a una veintena de exfuncionarios que ya no trabajan

2 min

Los trabajadores de otra institución vinculada al Parlament, como es el caso de la Sindicatura de Comptes, también se benefician desde hace siete años del sistema de cobrar sin trabajar en los últimos años de su vida laboral.

Actualmente hay un empleado en esta situación y otros dos, ya jubilados, se beneficiaron de ello en su día. Esto sale a la luz después de conocer que el Parlamento catalán paga cerca de 1,7 millones de euros al año a una veintena de exfuncionarios que ya no trabajan.

Se aplica en los dos últimos años de vida laboral

Según explica La Vanguardia, a diferencia de la cámara catalana, en la Sindicatura de Comptes esta medida no se aplica al cumplir los 60 años sino que, a propuesta del comité de dirección, se redujo a los dos últimos años de vida laboral. Esto es algo que, en un principio, no agradó a los trabajadores, quienes reclamaron aplicar en su institución el mismo sistema ideado para el Parlament.

Fue el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) quien decidió ante los dos primeros casos. Dos empleados que presentaron sus recursos para acogerse a ese retiro en 2018. El tribunal deliberó a su favor, de manera que estos podían beneficiarse de las mismas ventajas que los trabajadores de la cámara catalana, al estar sometidos a sus estatutos.

Otros beneficios laborales

De esta forma, desde la dirección tuvieron que acatar la decisión del TSJC, a pesar de estar en contra. Posteriormente, negociaron con los trabajadores una rebaja en el numero de los años: de cinco pasaron a dos, a cambio de otros beneficios laborales.

Hay otras instituciones que comparten estatuto y régimen con el Parlament. Así pues, empleados del Síndic de Greuges podrían beneficiarse de la medida, aunque no se ha llegado a aplicar nunca, según La Vanguardia.