Menú Buscar
Roger Torrent, presidente del Parlament, en su comparecencia de hoy ante los medios / CG

Torrent convoca nueva ronda de contactos para proponer candidato

El presidente del Parlament acepta la renuncia de Jordi Sànchez, que él mismo le ha comunicado por carta, y busca otro presidenciable

2 min

El presidente del Parlament, Roger Torrent, iniciará mañana una ronda de contactos para investir un nuevo candidato. Ha tomado esta decisión tras la renuncia de Jordi Sànchez al acta de diputado y, en consecuencia, a ser investido presidente mediante una carta enviada a la Cámara catalana. De esta forma, se abre la puerta a Jordi Turull, a quien Junts per Catalunya propone ahora como presidenciable.

Torrent se ha mostrado muy crítico con la situación de bloqueo, de la que culpa al Estado y sus "intromisiones ilegítimas y antidemocráticas". Ha expresado su empeño en evitar el deterioro de la institución parlamentaria y garantizar su funcionamiento bajo las premisas del “honor y la honestidad”.

Contra los que vetan

Ha arremetido contra quienes intentan vetar a un candidato apoyado por una mayoría salida de las urnas, lo que conculca, a su juicio, sus derechos como ciudadano.

“Sànchez tiene todo el derecho a ser candidato aunque este en prisión preventiva”, ha asegurado Torrent, quien ha recordado su petición al Tribunal Supremo de permitir que el presidente de la Assemblea Nacional Catalana, encarcelado en Soto del Real, asistiera a la investidura. Ante la negativa de los jueces, Torrent ha anunciado que la Mesa valora medidas contra decisión Supremo. “Me piden retirar la candidatura, lo cual me parece impropio excepto si él renuncia, cosa que me ha comunicado por carta”, ha añadido.

Nueva ronda

Por ello, ha decidido convocar a partir de mañana una nueva ronda de consultas con los grupos parlamentarios para proponer candidato. Se trata de la tercera desde las elecciones del 21D después de que Carles Puigdemont y Sànchez renunciaran.

De momento, Turull no tiene garantías de ser investido, ya que la CUP mantiene su abstención. Alegan los antisistema que JxCAT y ERC no proponen un programa de gobierno para la "nueva república catalana".