Menú Buscar
Torra, durante su participación en los actos del Fossar de les Moreres / EFE

Torra se exalta: “Llegaremos hasta el final”

El presidente catalán señala que nadie entiende que los políticos presos no estén en libertad y que España debe cambiar “sea con Rajoy o con Sánchez”

3 min

Quim Torra se ha exaltado tras la manifestación de la Diada. Con los datos de la Guardia Urbana, que ha cuantificado en un millón de personas la asistencia a la concentración independentista, el presidente catalán ha prometido que el movimiento llegará hasta el final: “Llegaremos hasta el final, como ha dicho la presidenta de la ANC”, en referencia a Elisenda Paluzie, quien ha pedido “determinación y rigor” a los dirigentes indepenentistas.

En un momento de confusión interna del independentismo, Torra ha señalado que se ha entrevistado con los corresponsales extranjeros y que “nadie entiende que los que están fuera estén en libertad y permanezcan en España dirigentes políticos en prisión”.

Días "infames"

Con un tono exaltado, poco entrenado, y con dificultades para decir de corrido lo que pretendía, Torra ha insistido en que cada día que pasa con los políticos presos “es un día de infamia”, y que se “llegará hasta el final”. Su idea es que el Gobierno español debe tomar nota. "Con Rajoy o con Sánchez España debe cambiar, debe reaccionar", ha señalado.

Ese final al que está dispuesto a llegar Torra, sin embargo, no está claro, porque el propio presidente se ha comprometido a mantener el clima de tensión y esperar al inicio del juicio, y en función de cómo se organice el movimiento independentista acudirá al Parlament para tomar una decisión, que podría pasar por una convocatoria electoral.

Autodeterminación

Torra ha insistido en que no puede ser que en España no se pueda admitir “el derecho de autodeterminación de Cataluña”, al recordar que en 2018 eso debería ser un ejercicio democrático. En eso está el independentismo, que mantiene la idea de que el derecho a la determinación es un derecho democrático, y que todo se debería someter a esa petición, teniendo en cuenta las movilizaciones de los últimos años, desde la Diada de 2012.

El presidente de la Generalitat, que sigue de cerca las indicaciones que recibe de Carles Puigdemont desde Bruselas, mantiene una retórica independentista de carácter rupturista, pero sigue sin tomar ninguna decisión en ese sentido. Y, como ha señalado ante los corresponsales extranjeros, no piensa abrir las cárceles a los políticos presos, consciente de que no puede traspasar nuevas líneas rojas.