Menú Buscar
Quim Torra (d), presidente de la Generalitat de Cataluña, habla con Elsa Artadi, consejera de Presidencia / EFE

Torra no descarta ahora reunirse con Sánchez el 21D pero mantiene la incógnita

El presidente de la Generalitat de Cataluña abre la puerta a un encuentro con el jefe del Ejecutivo pero aplaza su decisión final al jueves

14.12.2018 09:52 h.
5 min

Dudas e incógnitas. El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, no descarta ahora reunirse con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el 21 de diciembre. El jefe del Ejecutivo autonómico abre la puerta a un encuentro el día del Consejo de Ministros en Barcelona y subraya que su equipo "mantiene siempre la vía del diálogo abierta y que Sánchez siempre sería bienvenido", aunque traslada la decisión final a "mañana o pasado mañana". Ratificará su posición final el jueves en un Consell Executiu extraordinario.

El anuncio llega después de conocerse que la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, invitó oficialmente a una reunión al jefe del Ejecutivo regional mediante una misiva enviada ayer jueves a Pere Aragonès, vicepresidente del Govern y número dos de Torra. Pese a la mano tendida por Calvo, fuentes del equipo del presidente catalán han indicado que su preferencia es "una reunión bilateral entre los dos ejecutivos al completo", algo que no está contemplado en la comunicación oficial.

Oferta del Gobierno

La lacónica respuesta de la Generalitat de Cataluña llega después de que el Ejecutivo le tendiera una rama de olivo y confirmara así cierto deshielo avanzado ayer por el portavoz de ERC en el Congreso de Diputados, Joan Tardà, que condenó el boicot al Consejo de Ministros del próximo 21D en Barcelona anunciado por independentistas radicales. En una misiva enviada al número dos del Govern, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, invitó al equipo de Torra a ayudar a organizar la reunión gubernamental "en el ámbito de sus competencias".

La carta de Calvo a Aragonès recalca que "la intención [del Consejo de Ministros descentralizado] es dar continuidad a la iniciativa del Gobierno de España de acercar su labor a la realidad plural que constituye nuestro país". Por ello, la vicepresidenta del Gobierno considera que "se trata de una gran oportunidad para demostrarle a la ciudadanía nuestro compromiso con la cooperación y el entendimiento, lanzando un mensaje nítido en favor de la convivencia".

Además de la invitación a Torra, el Gobierno también ha invitado a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a ayudar a organizar el encuentro oficial, también por carta.

Incógnita sobre el deshielo

El acercamiento de posturas entre Gobierno y Ejecutivo autonómico es evidente, pero no consigue cerrar el espacio que divide a ambas partes. El equipo de Quim Torra ha lanzado el balón hacia adelante y ha anunciado que decidirá su postura sobre el Consejo de Ministros "mañana o pasado mañana". Confirmará su posición final en un Consell Executiu inhabitual el jueves. Este tipo de reuniones --y sus conclusiones-- suelen presentarse los martes. En otras palabras: Torra ha decidido mantener la tensión con Moncloa hasta el final, horas antes del Consejo de Barcelona.

Todo ello discurre en paralelo a la agitación que el president quiere mantener en las calles, tal y como avanza hoy este medio. La Generalitat de Cataluña estaría buscando que se repitieran imágenes de cargas policiales similares a las que se produjeron el 1 de octubre de 2017, en ocasión del referéndum ilegal de independencia en la región. Estaría buscando el Gobierno autónomico mantener la tensión callejera por su propia confusión sobre la estrategia a seguir, algo extensivo al campo independentista. Prueba de ello serían las reticencias a llegar a un acuerdo con los Mossos d'Esquadra, que llevan varios días protestando para reclamar mejoras laborales. Si no hay entente, sindicatos de la policía autonómica han anunciado que promoverán bajas masivas el 21D, lo que ayudaría a las algaradas.