Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Quim Torra con una urna con virus del Covid-19 / FOTOMONTAJE DE CG

Torra retrasa las elecciones para endosar a ERC la crisis del post-Covid

Sectores soberanistas creen que la reconstrucción catalana debe ser liderada por un nuevo gobierno catalán, pero JxCat se encomienda a un nuevo “otoño caliente”

6 min

La convocatoria de elecciones catalanas, prometida por Quim Torra antes de la crisis del coronavirus, genera dos velocidades en los socios de gobierno: Junts per Catalunya (JxCat) y ERC. Los neoconvergentes no tienen prisa porque ni tienen candidato ni quieren desaprovechar la agitación independentista que, este otoño, provocará el debate sobre la inmunidad de Carles Puigdemont y la previsible confirmación de la condena de Quim Torra por desobediencia.

Pero, además de ese tacticismo electoral, hay otro motivo oculto en ese retraso de los comicios que está directamente relacionado con la pandemia: el deseo de JxCat de endosar a los republicanos la gestión económica de una crisis que implicará, muy previsiblemente, más endeudamiento y recortes tras el desfase de los presupuestos de la Generalitat de 2020.

Los negociados de ERC

Dicho de otra manera, ERC tiene las competencias financieras del Govern, así como la titularidad de las consejerías de Salud y Trabajo y Asuntos Sociales. De ahí que Torra y Puigdemont quieran ver a sus rivales republicanos dar la cara por esa gestión económica. “Los ingresos de la Generalitat van a ser bastante menores y los gastos mayores a los previstos en 2020, principalmente por el aumento del gasto de personal”, explica un economista consultado por Crónica Global. Su diagnóstico: más endeudamiento y más recortes.

Torra niega lo segundo, pero ahora se presenta como abanderado del aumento del gasto social y de la “política keynesiana”. Lo que, a juicio de un diputado de la oposición, “supone hacer demagogia y pasarle el marrón a ERC. Junts aguanta el pulso, pero no creo que Esquerra se atreva a provocar elecciones”.

Reasignación de partidas

Sin embargo, el PSC cree que “recortar va a ser complicado, pero sí que habrá cambios de partidas y, por tanto, los presupuestos aprobados no se corresponderán con los que se aplicarán finalmente. Estos no daban solución a la situación de Cataluña y menos todavía a la situación post-Covid”, explica un diputado socialista. “También hay que tener en cuenta --añade-- la capacidad de ingreso de Cataluña, tanto por las partidas procedentes del Gobierno como de los fondos europeos. Ahí veremos un factor de corrección”.

 

 

Miquel Iceta hace referencia a Educación y Salud como prioridades en las mesa de trabajo / TWITTER

 

 

Miquel Iceta comenta el papel del Govern / TWITTER

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se sumó ayer a la petición de ERC, de En Comú Podem --aliados del Govern en la aprobación de las fallidas cuentas de 2020, pero que ya ha presentado su propio plan de choque-- y de sectores soberanistas que consideran necesaria la convocatoria urgente de las elecciones. Referentes mediáticos, hasta ahora fieles a Torra, han comenzado a exigirle que ponga las urnas. Que es lo mismo que reclamar que sea otro gobierno catalán el que gestione la futura crisis económica y social, que se prevé muy dura. Un gobierno más cohesionado que el actual, imposible de coser a tenor de la pugna entre los dos rivales independentistas.

 

 

Jéssica Albiach presenta las diez bases de En Comú Podem / TWITTER

“Hace unos meses, Torra dijo que anunciaría una fecha para las elecciones una vez aprobados los presupuestos, y, visto que entre socios de gobierno, las posiciones sobre la fecha electoral son tan antagónicas, sería bueno que Torra aclarara el calendario electoral", afirmó Iceta.

La pérdida de visibilidad de ERC

Se refiere a las declaraciones de Oriol Junqueras, líder de ERC en prisión por el referéndum del 1-O, quien apuesta por una convocatoria electoral anterior a la inhabilitación de Torra por parte del Supremo. Las encuestas --Centro de Estudios de Opnión, CIS...-- siguen siendo favorables a Esquerra, que no quiere perder esa oportunidad ni la visibilidad que hasta ahora ha tenido con sus acuerdos con el PSOE. Su voto contrario a la prórroga del estado de alarma, interpretada como la enésima demostración del miedo republicano a apearse del tren rupturista y ser tildado de "traidor", es un factor que en ERC analizan, sobre todo desde el inesperado protagonismo adquirido por Ciudadanos.

Ni Junts ni PDeCAT están de acuerdo en esa urgencia electoral. Lo dejaron bien claro tanto el consejero de Interior, Miquel Buch, como el portavoz del PDeCAT, Marc Solsona. Ambos han sonado como posibles candidatos neoconvergentes, tras una nueva catarsis de este espectro político que, hoy por hoy, no parece posible.

Destacadas en Política