Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el Parlament / EFE

Torra reprocha a Sánchez que anunciara la fecha para la mesa de diálogo

El presidente de la Generalitat dice que el 24 está ocupado y propone cuatro fechas alternativas, además de exigir la figura del mediador como condición

5 min

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha criticado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por hacer pública una fecha para celebrar la primera sesión de la mesa de diálogo sin pactarla previamente con él. En una carta remitida al jefe del Ejecutivo, Torra presenta una serie de reproches y empieza con la frase "lamento que este diálogo no comience con buen pie".

El Gobierno de Sánchez anunció este miércoles su propuesta para que el primer encuentro entre gobiernos se celebrara el lunes 24 de febrero. Una cita que, según Torra no fue acordada y descarta que en esa fecha puede producirse la reunión, "por razones de carácter personal y privado". El jefe del Ejecutivo catalán afirma que la propuesta le llegó 20 minutos antes de que se hiciera pública y que su gabinete le había comunicado al de Sánchez esta incompatibilidad de agendas.

Capella lo desconocía

La misiva critica que "hacer propuestas de fechas a través de los medios de comunicación, sin haberlas pactado antes con la agenda de las dos partes, no es la manera de mostrar que se quiere un dialogo honesto y fructífero". Duras palabras que ha salido a suavizar la consejera de Justicia, Ester Capella (ERC), que, en una entrevista en TV3, ha reconocido que no tenía conocimiento de la carta enviada por el presidente y socio de Gobierno. La republicana ha llamado a "un acuerdo en el inicio del diálogo", y ha insistido en "poner en valor" la oportunidad que supone la celebración de la mesa entre ambos ejecutivos, como hizo el miércoles Pere Aragonès, vicepresidente del Govern y miembro de ERC. 

El mensaje de Torra hace referencia a la reunión mantenida con Sánchez en el Palau de la Generalitat, el 9 de febrero. Asegura que allí se acordó fijar la fecha y el lugar de la primera reunión de la mesa de diálogo, así como la orden del día que fijarían "los equipos técnicos designados por ambos". Entiende que no se ha hecho así y le propone nuevas fechas, ninguna coincidente con la propuesta por el Gobierno. Se trata de los días 21, 26, 27 y 28 de febrero.

La fecha del lunes 24 había sido consensuado por el PSOE y ERC.

Motivos personales

Mientras el líder de JxCat reprende al presidente del Gobierno por el anuncio hecho a los medios, le recuerda las "condiciones favorables" que exige para que se celebre la mesa de diálogo. Entre ellas, insiste en un "sistema de validación y propuesta de mediación internacional", algo que ya ha descartado el Ejecutivo en diversas ocasiones y que ERC espera que no sea una "excusa" para evitar sentarse a negociar. El resto de condiciones consisten en fijar un calendaro de trabajo y "el reconocimiento de todas las partes del conflicto, incluyendo prisión y exilio", una clara alusión a su voluntad de que puedan participar los políticos condenados por el Tribunal Supremo por la celebración del referéndum ilegal del 1-O y algunos de los exmiembros del Govern fugados de la Justicia, como el expresidente Carles Puigdemont.

Asimismo, el presidente de la Generalitat confirma por carta las dos peticiones básicas que los partidos independentistas, tanto Esquerra como JxCat, exigen al Gobierno: el reconocimiento y ejercicio del derecho de aurodeterminación de Cataluña y lo que llaman "fin de la represión, amnistía y reparación", que implica, entre otras cosas, la liberación de los políticos encarcelados por ordel del Supremo.