Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra / EFE

Torra reconoce que no quiso ordenar la retirada de lazos en campaña electoral

El presidente de la Generalitat asegura que la independencia es "irreversible"

10.09.2019 16:48 h.
4 min

Quim Torra no quiso dar la orden de retirar lazos amarillos, banderas, símbolos y pancartas independentistas de los edificios públicos dependientes de la Generalitat durante la campaña electoral en las elecciones generales del pasado mes de abril. Así lo ha reconocido el propio presidente del gobierno catalán, pendiente ahora de juicio por desobediencia por este presunto incumplimiento de la ley, en declaraciones al diario argentino Clarín.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha fijado como fecha para la celebración del juicio oral los próximos días 25 y 26 de septiembre, rechazando así la pretensión de Torra de aplazarlo alegando cuestiones de agenda. El TSJC comprobó que estaría libre ambos días consultando la agenda del Parlament, y que tanto entonces como a día de hoy el president "no tenía ni tiene programada ninguna actividad".

"No estaba dispuesto a emitir la orden"

"No se trataba solamente de que yo quitara la pancarta, sino de que diera la orden de que se quitaran todos los lazos amarillos de todas las instituciones y departamentos públicos catalanes, cosa imposible. Hay cientos de escuelas, hospitales, etc. Y no estaba dispuesto a emitir una orden como ésa", admite Torra en la entrevista.

El presidente de la Generalitat señala que esto es así "porque para muchos de nosotros, catalanes, este símbolo representa la lucha por la justicia, es el recuerdo de los compañeros que, creemos, están injustamente en prisión", aduce, en alusión a los políticos en prisión preventiva por el procés.

Desobediencia y posible inhabilitación

La Junta Electoral recordó a Torra por esas fechas de que la presencia de simbología independentista en los edificios públicos de la Generalitat incumplía el principio de neutralidad institucional y de respeto a la pluralidad necesarios en campaña electoral. Y, por ello, le advirtió sobre “las responsabilidades administrativas y, en su caso, penales, en que pudiera incurrir si persiste en la desobediencia”.

Este delito puede acarrear la inhabilitación del president para cargo público porque, tras dos incumplimientos previos, habría incurrido en "responsabilidades penales". 

Independencia "irreversible"

Torra, por otra parte, insiste a lo largo de la entrevista en su intención de hacer un "referéndum de autodeterminación" en Cataluña, sosteniendo que la independencia "es irreversible".

El presidente de la Generalitat niega que el independentismo haya causado problemas de convivencia en Cataluña y sostiene que "quien tiene un problema gravísimo es el Estado español, a quien le han aparecido unas fuerzas de extrema derecha, fascistas, que en Cataluña no tenemos". Según Torra --que en el pasado publicó tuits y escritos de claro cariz hispanófobo y supremacista--, en España "sí hay un grave problema de convivencia".