Menú Buscar
Quim Torra, en el Museu de Lleida / EFE

Torra precisa tras las críticas que defiende un proceso "pacífico"

El presidente de la Generalitat intenta recular tras haber puesto como ejemplo dos veces la "vía eslovena" hacia la independencia

2 min

"El proceso hacia la libertad ha sido, es y será siempre pacífico, cívico y democrático". Con estas palabras se pronunció ayer Quim Torra después de haber citado dos veces la semana pasada como modelo el proceso de independencia esloveno, que desembocó en una guerra de diez días con más de 60 muertos y centenares de heridos.

El presidente de la Generalitat trató así de matizar sus polémicas declaraciones, y aprovechó para advertir de que no se puede "permitir que se imponga el relato inventado con el objetivo de justificar una nueva intervención" de la autonomía, después de los comentarios surgidos en este sentido a raíz de los incidentes y algunas de sus declaraciones y actuaciones a lo largo de la última semana.

"Desvertebración"

En un acto en recuerdo de la salida de 44 piezas de arte del Museu de Lleida hacia el monasterio de Sijena, Torra consideró que estos días se intenta imponer un relato ficticio de violencia y de descontrol en Cataluña para justificar una nueva intervención.

"Pienso que lo que se vivió en Lleida es un episodio más de algo más grande a nivel de Estado para ir desvertebrando la sociedad catalana y sus anhelos democráticos y pacíficos de libertad", declaró el presidente, que volvió a defender la inexistente "República" catalana.