Menú Buscar
Quim Torra, durante su intervención ante el pleno del Parlament / EFE

Torra modera su tono y da lecciones de democracia a España

En la segunda sesión de investidura, el candidato a la presidencia de la Generalitat invita a los españoles a “emanciparse” como los catalanes

3 min

El candidato a la presidencia de la Generalitat, Quim Torra, ha moderado su discurso en la segunda sesión de investidura, tras las unánimes críticas de la oposición a sus tesis “excluyentes y totalitarias”. Por ello, ha intentado compensar la carencia de referencias a su programa de gobierno de su primera intervención con alusiones a la política social, laboral y económica. Ha precisado que sus tuits ofensivos se referían al Estado, no a los españoles, a quienes ha invitado a emanciparse como los catalanes.

En la segunda sesión de investidura, en la que será ungido presidente por mayoría simple gracias a la abstención de la CUP, Torra ha asegurado que “nos toca asumir riesgos, reconocer los errores y hacer autocrítica”. En este sentido, ha lamentado sus “tuits sacados de contexto” y unos artículos “fruto de las prisas del periodismo”.

Cataluña y España, una paradoja

Ha definido las relaciones entre Cataluña y España “como una paradoja” pues “el anhelo de encuentro ha ido desapareciendo”, ya que “el Estado español nos ha condenado a la residualidad, nos asfixia”. De ahí, ha dicho, que la posibilidad de la independencia apareciera “como proyecto transversal”. “Los independentistas estamos por la fuerza de la gente, ojalá el proceso español haga lo mismo y se emancipe”.

Ha reiterado que su objetivo es cumplir con el mandato del referéndum del 1 de octubre y emprender un proceso constituyente a lo largo de un mandato caracterizado, ha dicho, por “excepcionalidad, provisionalidad, diálogo y vida”.

Cuenta con el gobierno del exilio y la "asamblea de electos" para lograr “una nación plena, libre y próspera”.

Torra también ha respondido a las acusaciones de nacionalismo excluyente apostando por “una república de todos, un país donde todos gocen de plenitud de derechos. Una república de ciudadanos libres. Defender la república en defender a los 7,5 millones de catalanes. República somos todos, es progreso”.

Restaurar las leyes suspendidas por el TC

Se ha comprometido a restaurar las “16 leyes suspendidas por el TC, algunas aprobadas por unanimidad, incluso el PP, pero la trituradora del Estado las ha suspendido”. Aunque, a continuación, ha apostado por la separación de poderes y un poder judicial independiente.

Despliegue de la Agencia Tributaria de Cataluña y un comisionado del 155, ha afirmado, serán las principales prioridades del nuevo gobierno.