Menú Buscar
Quim Torra y el exlehendakari Juan José Ibarretxe encabezando una marcha que corta la autopista AP-7. A la izquierda, con el cabello blanco, el jefe de protocolo de la Generalitat / EFE

Torra se suma a la marcha de la ANC de Girona en lugar de condenar la violencia

El ‘president’ protagoniza su primer acto de campaña, en medio de fuertes rumores sobre una convocatoria de elecciones en Cataluña, con una caminata junto al exlehendakari Ibarretxe

16.10.2019 14:15 h.
3 min

Quim Torra mantiene su mutismo frente a la crisis de seguridad que vive Cataluña. Tras una reunión de hora y media con la consejera de Presidencia, Meritxell Budó; el consejero de Interior, Miquel Buch, y el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, el mandatario catalán ha abandonado el Palau de la Generalitat para sumarse a las marchas convocadas por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium en protesta por la sentencia del procés. Lo ha hecho acompañado del exlehendakari Juan José Ibarrretxe, de sus responsables de protocolo y sus guardaespaldas, y en en medio de fuertes rumores sobre una posible convocatoria anticipada de elecciones en Cataluña, dada la incapacidad del Govern de consensuar una respuesta al fallo del Alto Tribunal. Otros miembros del Consell Executiu participan, asimismo, en esas caminatas.

Quim Torra y el exlehendakari Juan José Ibarretxe encabezando una marcha que corta la autopista AP-7

Nada ha aclarado sobre el desarrollo de ese gabinete de crisis convocado tras los graves disturbios registrados en distintos puntos de Cataluña. Tampoco ha condenado el vandalismo radical, como sí han hecho desde la cárcel los condenados por el 1-O. "Es fantástico ver al pueblo movilizado y en marcha de forma cívica y pacífica", ha sido su tibio posicionamiento contra la violencia, que ha dejado 125 heridos y 250 barricadas con hogueras. Se reafirmó, como ha venido haciendo en los últimos días, en la defensa del derecho a la autodeterminación.

Muy criticado por alentar a los activistas independentistas a salir a la calle, para luego "enviar" a los Mossos d'Esquadra, Torra se ha limitado a valorar positivamente esa iniciativa de la ANC y Òmnium. En paralelo, el consejero Buch está en el ojo del huracán por las cargas policiales. Tanto la CUP como los comunes han pedido su dimisión. La Consejería ha convocado una rueda de prensa, pospuesta en dos ocasiones, a las 17 horas para dar explicaciones sobre la actuación de los Mossos. Junts per Catalunya ha pedido que se depuren responsabilidades en el cuerpo policial.

Mañana está prevista una comparecencia de Torra en el Parlament, un escenario propicio para convocar elecciones, si se mantiene el pulso entre los socios de Govern, Junts y ERC, incapaces de dar una respuesta unitaria.