Menú Buscar
Quim Torra, presidente del Govern / EP

Torra llama a "implantar la república" si el independentismo logra el 50,5% de los votos

El expresidente de la Generalitat revela que hubiese dimitido si Junts hubiese investido a Sánchez o aprobado los presupuestos generales

5 min

Nuevo alegato irredentista de Quim Torra. El expresidente de la Generalitat ha fijado como objetivo de las próximas elecciones catalanas la "ratificación" del referéndum ilegal celebrado en 2017. "Tenemos la oportunidad de unas elecciones democráticas donde podamos revalidar el mandato del 1 de octubre para implantar la república", ha afirmado.

 

 

Torra, Expresidente de la Generalitat, en una entrevista / CATALUNYA RÀDIO

En una entrevista en Catalunya Ràdio, Torra ha declarado que basta la mitad de los votos para materializar la secesión de Cataluña. "En Escocia, si el referéndum ganase por el 50,5% serían independientes y nadie lo cuestionaría", ha ejemplificado el dirigente.

Torra predica la unilateralidad

Para el expresident, la cita con las urnas del 14 de febrero debe servir para "plebiscitar" un mandato que "desgraciadamente" durante estos dos años no han "podido hacer efectivo".

Lo cierto es que Torra jamás predicó la unilateralidad que ahora reclama. Su presidencia empezó con las mismas proclamas sobre el legado del 1-O, pero durante su paso por la Generalitat no realizó ninguna acción efectiva para alcanzar esta meta. El único gesto heroico del líder independentista consistió en desobedecer una orden directa de la Junta Electoral Central al negarse a retirar una pancarta a favor de los políticos presos del balcón de la sede del poder autonómico.

Recado para ERC

Torra dedicará su etapa pospresidencial tras ser inhabilitado a ayudar a alcanzar un "común denominador" entre todos los partidos políticos que defienden la secesión de Cataluña. Sin embargo, esta pretensión ha ido acompañada de un recado para ERC por su renuncia a la unilateralidad: "Necesitamos un acuerdo sobre cómo enfocamos este 50%. Porque resulta que si solo dos de los tres partidos independentistas tienen este punto de vista [materializar la república], es difícil sumar manzanas y peras".

Por otro lado, ha descartado integrarse en Junts per Catalunya, la nueva formación del expresidente prófugo Carles Puigdemont --"mi carácter de independiente permite más maniobras"--. También ha señalado que la remodelación del Govern en septiembre no fue fruto de la ruptura entre los socios del Ejecutivo catalán, sino que respondió a la necesidad de incorporar consejeros con experiencia en los retos que debía afrontar la comunidad. "Cesé a Àngels Chacón porque podía fichar a Tremosa, que era experto en la gestión de fondos comunitarios", ha explicado.

Autobombo por la gestión del Covid

El exdirigente ha tenido duras palabras para el presidente del Gobierno. Para Torra, Pedro Sánchez "no priorizó la salud de la gente" durante la fase más aguda de la pandemia. De hecho, la inquina al jefe del Ejecutivo va más allá, hasta el punto de que el expresident ha revelado que se planteó dimitir si Junts investía a Sánchez o validaba los presupuestos generales.

Frente a la ejecutoria de otras administraciones, el expresident se ha presentado como un responsable ajeno a las presiones de los lobis económicos, que rehusó en todo momento politizar la gestión de la crisis sanitaria.

Las excusas de Torra

Sin embargo, la realidad dista de esta imagen idílica: la elevada mortalidad en las residencias, las deficiencias en el sistema de detección y la cascada de dimisiones en la consejería de Salud son pruebas del descontrol experimentado por el Govern.

Respecto a las duras restricciones que han asfixiado al ocio nocturno, Torra se ha escudado en que la Generalitat ha debido "gestionar una catástrofe no como un Estado, sino como una autonomía limitada con ambas manos atadas detrás".

Destacadas en Política