Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión con Pedro Sánchez / GOVERN

Un Torra insolidario vuelve a exigir el "confinamiento total"

El presidente de la Generalitat reclama a través de los medios el paro de cualquier actividad que no sea un servicio esencial

2 min

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha vuelto a hacer gala de su insolidaridad este domingo, cuando ha reiterado ante los medios de comunicación y ante el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la necesidad del "confinamiento total y el paro de cualquier actividad que no sean servicios esenciales" en Cataluña.

Tras una reunión telemática entre Sánchez y los mandatarios de las comunidades autónomas, Torra, que ha evitado hacer autocrítica sobre la actuación de su Govern durante la emergencia sanitaria, ha recriminado al Ejecutivo central la falta de reparto de material para los centros hospitalarios. Eso sí, no ha hecho mención a la situación crítica que se vive en Igualada, población confinada por el brote de Covid-19.

Más restricciones

En una respuesta global a todas las intervenciones, el presidente del Gobierno --según ha indicado Torra a través de los medios-- ha manifestado que no descarta más restricciones tanto de movilidad como de la actividad económica del conjunto de España para frenar el avance del coronavirus.

Según el president, no ha sido el único en reclamar el confinamiento total de la población. Cuatro mandatarios más habrían secundado esta propuesta durante su reunión con Sánchez.

1,5 metros de distancia

Tras sus reproches al Gobierno central, para marcar distancias, Torra ha anunciado que la Generalitat aprobará este domingo una resolución que obligará a las empresas a garantizar una distancia mínima de metro y medio entre los trabajadores, salvo sanitarios, servicios sociales y cuerpos y fuerzas de seguridad.

Es más, al ser preguntado por las medidas que implementaría la Generalitat para garantizar el salario de los trabajadores durante un hipotético confinamiento total, el líder del Govern ha tirado balones fuera. "Primero es la vida, y luego la economía", ha zanjado.