Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Quim Torra, durante la presentación del plan de reactivación económica para afrontar la crisis derivada de la pandemia de coronavirus / EFE

Torra insiste en denunciar al Rey emérito, pero rechaza hacer lo mismo con los Pujol

El presidente de la Generalitat rechaza convocar elecciones porque dice estar centrado en controlar los graves rebrotes de coronavirus en Cataluña

4 min

Quim Torra continúa dedicando tiempo y esfuerzos a sus cuitas nacionalistas mientras la pandemia de coronavirus se extiende sin control por Cataluña en zonas como Lleida o Barcelona y su área metropolitana. El todavía presidente de la Generalitat ha vuelto a referirse este martes a la posibilidad de denunciar al Rey emérito por "presunta corrupción". Algo que, paradójicamente, descarta hacer con quien fuera durante 23 años máximo mandatario del Govern catalán, Jordi Pujol, y su familia por idéntico motivo.

Torra reconoce haber "encargado" a su defensa que estudie la presentación de una denuncia contra Juan Carlos de Borbón, Corinna zu Sayn-Wittgenstein y "todos los que de una forma u otra hayan participado, ayudado, cooperado o encubierto las prácticas corruptas en las cuales presuntamente habría estado involucrado el anterior jefe del Estado español y su entorno".

El mandatario independentista, en cambio, ha admitido que no se plantea presentar "ninguna demanda" contra la familia Pujol, después de que el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata haya propuesto juzgar al expresident, a su mujer Marta Ferrusola y sus siete hijos por formar una organización criminal para enriquecerse durante décadas a través de actividades relacionadas con la corrupción.

Nada de elecciones

Torra, asimismo, ha vuelto a dar largas a convocar elecciones autonómicas en Cataluña, algo a lo que se comprometió para obtener apoyo parlamentario a los Presupuestos de la Generalitat, ni siquiera después del verano, asegurando que su "prioridad" es gestionar los rebrotes de coronavirus en Cataluña, a pesar de las numerosas evidencias sobre la mala gestión de su Ejecutivo en este sentido.

Torra ha admitido que "en estos momentos" buena parte de Cataluña vuelve a estar "en una situación de emergencia sanitaria" y se ha mostrado "preocupado" por la situación en ciudades como Barcelona. A pesar de lo cual no ha denunciado las concentraciones de dirigentes independentistas en los últimos días, como la manifestación de este martes ante el TSJC en pleno centro de la ciudad, a la cual han acudido unas 200 personas a pesar de que la Generalitat ha prohibido las reuniones de más de 10 personas en esta localidad, recomendando a sus habitantes quedarse en sus casas salvo si es indispensable.

Sanciones

Paradójicamente, el presidente de la Generalitat ha explicado que ha dado instrucciones al conseller de Interior, Miquel Buch, para que los Mossos d'Esquadra "ejerzan el poder sancionador ante los incumplimientos". Algo que no ha ocurrido durante la manifestación de los dirigentes secesionistas ante el TSJC en plena pandemia.

No sólo eso: el mandatario posconvergente sí ha tenido, en cambio, palabras de apoyo para los miembros soberanistas de la Mesa del Parlament juzgados por presunta desobediencia por su papel en el procés independentista de 2017. Según Torra, los acusados son "cinco demócratas que cumplieron sencillamente un mandato democrático".

Destacadas en Política