Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante una excursión en favor de los políticos presos / TWITTER

Torra prepara al independentismo para la ‘insumisión’ ante las decisiones judiciales

El presidente catalán asegura que no se aceptará “ninguna sentencia que castigue la buena gente que queremos libre”

05.08.2018 19:45 h.
3 min

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha encaminado el llamado problema catalán hacia una categoría moral. Con la mirada puesta en el inicio del juicio a los políticos presos y en la posible sentencia, Torra ha comenzado a preparar al independentismo para la ‘insumisión’ ante las decisiones judiciales, creando un clima que suba la temperatura para, en el momento necesario, convocar elecciones, como le pide Carles Puigdemont desde Bruselas. Y su aportación es que los políticos presos son “buena gente que queremos libre”.

En el campo de la moralidad. Ahí se quiere mover Torra, que ha protagonizado una marcha a favor de la libertad de los políticos presos, buscando la emotividad. El mensaje, sin embargo, es claro: el movimiento independentista se debe preparar para la desobediencia, y de ello hablará en la conferencia que tiene prevista para septiembre. “Ni aceptaremos ningún juicio injusto, ni ninguna sentencia que castigue la buena gente, que queremos libre”. Torra ha reiterado que no aceptará “sentencias de escarmiento”, ni ninguna sentencia que no sea “el archivo de una causa injusta, y eso lo quiero decir con toda la solemnidad y con toda la firmeza”.

Juicio "sin garantías"

Torra no va a parar en ese intento de deslegitimar la justifica española desde el primer momento, antes de que se inicie el juicio. Los dirigentes independentistas, como el portavoz de Esquerra, Sergi Sabrià, ya comienzan a hablar que ese juicio será “un circo” y que “no tendrá garantías”.

La voluntad de Torra y de todo el independentismo es volver a incidir en las emociones, en la necesaria complicidad con los políticos presos. Esa cuestión se ha convertido en central para todo el movimiento, aunque algunos activistas y posibles candidatos, como Jordi Graupera, han criticado que todo se centre ahora en los presos. Torra ha llegado a recomendar este domingo que toda la sociedad catalana “disfrute” de las vacaciones estivales, pero que recuerden a los dirigentes independentistas que están en las cárceles.

"Todo menos justicia"

Su tono subió cuando aseguró que no puede “tolerar”, la actual situación, en una muestra de que se iniciará un proceso de agitación que promete un otoño complicado. “Como presidente de Cataluña no puedo tolerar que políticos catalanes, demócratas y honestos, que sencillamente dieron la voz al pueblo sean condenados por tribunales españoles donde hemos visto que hay de todo menos justicia”.

Es una especie de rebelión antes de hora, para preparar el terreno, con objetivo claro: esperar el mejor momento para convocar elecciones y buscar una mayoría más amplia para el movimiento de Puigdemont, la Crida Nacional per la República.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información