Menú Buscar
Quim Torra, junto a Puigdemont, en una imagen reciente

Torra escenifica en Berlín su sumisión a Puigdemont

El nuevo presidente autonómico asegura desde la capital alemana que su antecesor es el líder "legítimo" y exige a Rajoy día y hora para negociar una solución al "conflicto"

15.05.2018 16:51 h.
3 min

El presidente de la Generalitat designado por el Parlament, Quim Torra, ha reiterado desde Berlín que el presidente "legítimo" de la Generalitat es Carles Puigdemont, expresidente huido, con quien ha compartido la rueda de prensa.

Un día después de la investidura en la cámara autonómica, Torra ha viajado a la capital alemana para "homenajear" a su antecesor.

"Restitución"

Torra ha insistido en que "nunca nos rendiremos" hasta que Puigdemont vuelva a la presidencia de la Generalitat, una pretensión que ha hecho extensible a los exconsejeros autonómicos cesados con el 155.

En ese sentido, el dirigente nacionalista ha pedido al Gobierno que respete los resultados de las elecciones del 21D, apelando al principio de "restitución".

Exige a Rajoy negociar

"Mi primera decisión al frente de este Govern es ofrecer diálogo a España", ha señalado. Y le ha pedido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "día y hora" para negociar una "solución" al "conflicto" en Cataluña.

Torra ha exigido al Ejecutivo español que, además de levantar el 155, retire el control de las finanzas autonómicas. Y ha exigido la liberación de los "presos políticos", en referencia a los dirigentes secesionistas en prisión preventiva acusados de rebelión, malversación y desobediencia.

Pide a la UE que se "implique"

Por su parte, Puigdemont también ha subrayado su oferta a "dialogar" para encontrar "una solución política" al "conflicto", en referéncia al proceso independentista unilateral.

El expresidente autonómico ha aprovechado la atención mediática generada desde Berlín para tratar de internacionalizar el procés. Así, ha hecho un llamamiento a la Unión Europea para que se "implique" en el "conflicto" porque "no es solo un problema doméstico español sino un problema europeo".