Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos), Albert Rivera (Ciudadanos) y Mariano Rajoy (PP).

Todos se acusan de ser responsables de las inevitables nuevas elecciones

PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos dan por hecho que habrá urnas a finales de junio y tratan de evitar ser vistos como los culpables del fracaso de las negociaciones

5 min

Ninguno de los cuatro principales partidos en el Congreso --PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos-- quiere firmar el acta de defunción de las negociaciones para formar gobierno, pero todos ellos, a día de hoy, están convencidos de que la repetición de las elecciones es el escenario más probable, casi inevitable.

Los estrategas políticos consideran que aparecer ante la opinión pública como responsables de no haber conseguido un acuerdo de investidura les penalizará en las urnas, por lo que ya han puesto todas sus maquinarias mediáticas a culpabilizar al rival, como se ha podido comprobar en el sinfín de reproches que se han cruzado este lunes.

Punto y final

En realidad, la precampaña comenzó en el momento en que se dio por finalizada la reunión tripartita del jueves pasado entre PSOE, Podemos y Ciudadanos. Su fracaso --que muchos analistas daban por descontado-- fue el punto de partida de las recriminaciones mutuas. Pero ha sido este lunes cuando las declaraciones han subido de tono, adoptando un carácter prácticamente definitivo, sin matices.

El PSOE ha centrado sus invectivas en Podemos, y los morados han hecho lo propio con los socialistas. Mientras que Ciudadanos ha lanzado sus ataques principalmente al PP, que se ha revuelto contra los naranjas. Sin duda, cada uno de los dos bloques pelea ahora por obtener la mayor renta electoral en sus respectivos caladeros.

Enfrentamiento PP-Ciudadanos

Las justificaciones de cada una de las partes han llevado a un rompecabezas irresoluble que aboca a las elecciones. El PP solo está dispuesto a negociar una “gran coalición” con el PSOE para que Rajoy siga de presidente en base a cinco puntos básicos: la unidad de España, la soberanía nacional, la igualdad de los españoles, el proyecto europeo y la lucha contra el terrorismo. La única ‘concesión’ a la que el presidente del Gobierno en funciones estaría dispuesto a realizar sería la cesión de una vicepresidencia al líder socialista, Pedro Sánchez. Una opción que el PSOE ha rechazado de plano.

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha centrado su intervención durante una rueda de prensa este lunes en los populares. Primero, para exigirle a Rajoy que dé la cara por la implicación del ministro de Industria, José Manuel Soria, en los ‘Papeles de Panamá’. Y, después, para echarle en cara al líder popular su falta de “voluntad política” para llegar a un acuerdo, como, a su juicio, ha demostrado su pasividad estos últimos tres meses y medio, desde el 20D.

El PP ha respondido con contundencia. El portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, ha calificado a Rivera de “muy pesado” por insistir en ese pacto, y ha reiterado que el PP no se acercará al PSOE mientras siga intentando llegar a un acuerdo con Podemos.

Iglesias "no es de fiar"

En el ‘ala izquierda’ las cosas no están mucho mejor. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha cargado contra el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y le ha exigido tener la “madurez suficiente para romper la jaula” que implica su acuerdo con Ciudadanos para formar un “gobierno progresista”. “Si el señor Sánchez no rectifica y no explora esa vía, habrá elecciones”, ha concluido.

Pero los socialistas ha reiterado que su acuerdo con Ciudadanos sigue vigente y que “el tiempo de las ofertas y contraofertas se acabó”. Así lo ha subrayado el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, quien ha asegurado que Iglesias “no es de fiar” y le ha acusado de “bloquear el gobierno de cambio” y de anteponer “sus intereses personales”.

El PSOE cree que Iglesias lo tenía claro hace semanas

Fuentes socialistas han señalado a Crónica Global su convencimiento de que el líder de Podemos tenía decidido apostar por ir a unas nuevas elecciones, al menos, desde mediados del mes pasado, cuando destituyó al secretario de Organización, Sergio Pascual, cercano a Íñigo Errejón y partidario de un pacto con el PSOE.

Estas mismas fuentes aseguran que Iglesias confía en llegar a un acuerdo con IU para presentarse a las elecciones con posibilidades de dar un sorpasso y situarse como la segunda fuerza más votada por delante de los socialistas.

PP y C's parten como favoritos

En cualquier caso, y pese a que todos insisten públicamente en que todavía hay tiempo para llegar a algún tipo de acuerdo de investidura --apenas un par de semanas--, los partidos ya dan por descontado que habrá nuevas elecciones a finales de junio.

Los equipos electorales están plenamente movilizados y con la atención puesta en las encuestas. Unos sondeos que, de momento, auguran que PP y Ciudadanos serían los que saldrían más beneficiados de un nuevo reparto de cartas.