Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El líder del PSC, Salvador Illa / EUROPA PRESS

Todos contra Illa en el debate parlamentario sobre el conflicto independentista

Albiach urge la reforma de la sedición, mientras que PP y Cs acusan a los socialistas de mimar a quienes incumplen la ley; por el contrario, ERC y JxCat culpan al PSC de apoyar la represión

8 min

Salvador Illa, jefe de la oposición y presidente del grupo parlamentario de PSC-Units, se ha convertido en el centro de las críticas en el debate parlamentario sobre la desjudicialización del procés. Los comunes consideran que los socialistas tardan demasiado en reformar el delito de sedición, mientras que PP y Ciudadanos acusan a los socialistas de mimar a quienes incumplen la ley. Por el contrario, ERC y JxCat culpan al partido de Illa de apoyar la represión, mientras que la CUP considera que protege a las elites.

En el torno de réplica de los grupos parlamentarios al discurso de Pere Aragonès, que ha pedido comparecer para abordar el debate sobre la desjudicialización del conflicto secesionista, Illa ha afeado al presidente que haya hecho un discurso “propio del líder de un partido, en lugar de hacerlo como presidente": "Me ha decepcionado. En Cataluña, la justicia ha actuado porque algunos rompieron el ámbito de la política y vulneraron el Estado de derecho. No dé lecciones de democracia cuando usted suspendió unas elecciones cuando no tenía competencias para hacerlo”.

"El Estado reprime y protege a las elites"

Ignacio Garriga, diputado de Vox, cree que Cataluña “vuelve a la casilla de salida cuatro años después del golpe de 2017”, pero ha asegurado que su grupo “lo volverá a hacer”, en el sentido de acudir a la Justicia para impedir un nuevo desafío. “Tarde o temprano, ustedes serán el recuerdo de un pasado decadente”, ha asegurado.

Eulàlia Reguant, diputada de la CUP, ha reprochado a Aragonès que quiera negociar con un Estado “que reprime y protege a las elites”. Ha recordado que el Parlament, a instancias de su partido, aprobó en 2019 un acuerdo a favor de la amnistía y la autodeterminación. “Pero no nos equivoquemos, un acuerdo nacional no debe ser solo un instrumento de presión para la mesa de diálogo, sino una hoja de ruta, un camino si el Estado rechaza el referéndum y la amnistía”, ha afirmado Reguant, partidaria de “subvertir el marco constitucional”.

"Teatro"

Jéssica Albiach, presidenta de En Comú Podem, ha confesado su sorpresa por el tono “durísimo” entre Illa y Aragonès, cuando “soplan aires de cambio”, lo cual ha calificado de “teatro para los suyos”. Ha instado a “cuidar el diálogo”, aunque teme “que no se solucionará el conflicto en tres o cuatro reuniones”.

Albiach ha coincidido con el presidente catalán en la necesidad de acabar con la judicialización y agilizar la reforma del delito de sedición, y ha apostado por el reconocimiento de la realidad nacional catalana, “que se puede hacer de muchas maneras, como una declaración en el Congreso y con una disposición nacional en la Constitucional”. Blindaje del autogobierno y desarrollo competencial es otro de los objetivos citados. Considera que el foro para abordar el conflicto es “la Mesa Catalana de Partidos, para construir consensos”: “No lo pedimos por capricho, sino porque la máxima oposición al diálogo está dentro del Govern. Y es imposible transitar la vía del diálogo con sus detractores en el asiento de copiloto”, en alusión a Junts per Catalunya.

"Lo que ustedes hacen es totalitario"

El líder catalán de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, ha insistido en la vía judicial “si se vuelven a pisar los derechos de los diputados, se malversan fondos públicos o se queman las calles. Esto no es judicialización, sino defenderse de quienes vulneran las leyes. Quienes piden desjudicialización son los cienmileuristas. Es muy fácil. Si quieren desjudicializar, cumplan con la ley. Es muy fácil”.

“Lo que ustedes están haciendo es totalitario. Arrinconar al poder judicial es antidemocrático, porque es el que frena al poder ejecutivo cuando se desboca”, ha añadido Carrizosa, quien ha coincidido con Albiach en ver “teatrillo” en la pelea entre Illa y Aragonès. El presidente del PPC, Alejandro Fernández, ha negado la mayor, que exista un conflicto entre España y Cataluña. “Hay que cumplir la ley, es de Barrio Sésamo. Ustedes hablan de separación de poderes, cuando la ley de transición nacional daba a Puigdemont el máximo control del poder judicial”, ha dicho el popular.

El fondo del Govern

Sobre el fondo creado para pagar fianzas a los investigados por el Tribunal de Cuentas, ha advertido de que es “una malversación sobre la malversación”. También ha recordado a Illa que el PP “ya advirtió de que los indultos no iban a generar distensión y hoy se está viendo”. Y ha criticado al Gobierno de Sánchez que “haga mimitos a quienes incumplen la ley y rechazo a quienes cumplen con la Constitución. Ha subastado los derechos de los catalanes para mantenerse dos años más en la Moncloa. ¡Qué vergüenza!”.

El presidente del grupo parlamentario de Junts per Catalunya, Albert Batet, también ha acusado a los socialistas, en su caso de ser cómplices de la represión por apoyar la aplicación del artículo 155. “Por eso el Consejo de Europa ha escrito su informe. Sánchez no ha concedido los indultos por convicción, sino por obligación. ¿Si no por qué no se ha hecho antes?”, ha dicho.

Batet afirma que la amnistía y el referéndum son la clave de la mesa de diálogo: “President, necesitamos actuar con la máxima coordinación, solo con unidad podremos ganar la independencia”.

Marta Vilalta, portavoz de ERC, ha dicho que la amnistía y la autodeterminación “no son mantras, sino lo que genera más consensos. A pesar la bancada de la derecha, incluso el PSC, no hay un conflicto de convivencia en Cataluña”: “Si hay un conflicto es porque la voluntad reiterada de decidir el futuro ha sido respondida con represión, con violencia policial, con encarcelamiento. ¿Y usted señor Illa habla de decepción?”.