Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pere Aragonès, presidente catalán, en el Parlament, cuestionado por los Juegos de Invierno y la mesa de diálogo / EP

Todos contra Aragonès, cuestionado por la mesa de diálogo y los Juegos de Invierno

Comunes y CUP arremeten contra la candidatura, que Cs ve "nacionalista", mientras que JxCat da por fracasada la negociación con el Gobierno; PSC dice que el Govern "no va"

7 min

Los Juegos Olímpicos de Invierno y la mesa de diálogo han visualizado hoy en el Parlament la fractura del bloque independentista, así como el final del idilio incipiente entre el Govern y los comunes, con los que pactó los presupuestos. Así, mientras En Comú Podem y CUP arremeten contra la candidatura olímpica, que Cs ve “nacionalista" por las declaraciones de la consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, Junts per Catalunya da por fracasada la negociación con el Gobierno y PSC sentencia que el Govern “no va”.

 

 

Comparecencia del presidente de la Generalitat Pere Aragonès sobre la candidatura de los Juegos Olímpicos / CG

La sesión de control celebrada en el Parlament ha arrancado con las preguntas del presidente del PPC, Alejandro Fernández, quien ha reprochado al president la “censura totalitaria” que, a su juicio, ha supuesto el veto del Ayuntamiento de Vic a un acto informativo de los populares porque “atenta contra la moral y las buenas costumbres”. 

"Candidatura nacionalista"

Aragonès ha recordado que “este no es el pleno del Ayuntamiento de Vic” y ha instado a Fernández a usar “los instrumentos para poder recurrir, no haga de una decisión una categoría universal para construir una persecución". "La persecución es la que ha llevado a tener presos políticos y exiliados”, ha sentenciado.

Carlos Carrizosa, líder catalán de Ciudadanos, se ha interesado por la reunión del jefe del Ejecutivo catalán con el presidente de Aragón para tratar la candidatura conjunta de los Juegos Olímpicos de Invierno del 2030. “Ustedes han dado una imagen de soberbia. Esto no es una candidatura nacionalista”, ha dicho, en referencia a la pretensión del Govern de que la marca preeminente sea la catalana.

Sostenibilidad

Aragonès ha dicho que la propuesta debe partir de criterios de sostenibilidad y con base en una consulta para que la ciudadanía acompañe a esta candidatura, pero no ha entrado en el debate generado por las declaraciones de la consejera de Presidencia, Laura Vilagrà.

También sobre este tema ha preguntado la presidenta del grupo parlamentario de En Comú Podem, Jessica Albiach, crítica con el proyecto. “Hoy por hoy estamos a ciegas, no conocemos el informe de impacto medioambiental. Corre el peligro de ser recordado como el presidente de los macroproyectos fracasados”.

“Este Govern no vincula el modelo del territorio y productivo a estos Juegos. Si no se pueden celebrar, seguiremos trabajando por la diversidad y la lucha contra la despoblación”, ha precisado el republicano en su respuesta. Ha aprovechado para arremeter contra el Estado para reclamar inversiones en los Pirineos y apelar a Podemos en este sentido, ya que forma parte del Gobierno.

La CUP, contra la especulación

En la misma línea, Maria Dolors Sabater, por parte de la CUP, ha rechazado la candidatura. “Lo defienden para tener contento al Gobierno, porque quien mandará será el Comité Olímpico Español, no la Generalitat”, ha avisado la cupaire, quien preconiza especulación y una imagen al exterior de que no hay conflicto en Cataluña.

Aragonès ha recordado que acata el mandato del Parlament de hacer una consulta y ha asegurado que hay muchos cargos electos de alcaldías de la zona a favor del proyecto.

Ignacio Garriga, por parte de Vox, ha preguntado sobre los proyectos del Govern para combatir la emergencia social, dado que las estadísticas, afirma, dicen que Cataluña está en cabeza en precariedad. “Cataluña es la región donde más ha subido el alquiler de vivienda. Entidades sociales hablan de 18.000 personas que viven en situación de precariedad. Ustedes han normalizado que lo que antes era ejemplo, ahora sea un territorio de inseguridad y precariedad”, ha dicho el diputado.

“Celebro que la extrema derecha se preocupe ahora por sinhogarismo, cuando es el primero en rechazar las medidas presupuestarias y sobre vivienda que proponemos”, ha respondido el presidente catalán.

JxCat, contra la estrategia de Aragonès

Albert Batet, presidente del grupo de Junts per Catalunya (JxCat), ha defendido a la alcaldesa de Vic y diputada, Anna Erra, de los “insultos del PP”. A continuación, ha reprochado a Aragonès que la mesa de diálogo solo se haya reunido dos veces. “Pedro Sánchez nunca ha tenido voluntad de negociación, sin que se haya puesto encima de la mesa la amnistía y la autodeterminación”, ha dicho.

El dirigente de ERC ha asegurado que está “plenamente comprometido en la resolución del conflicto, con una votación reconocida que permita aplicar el resultado, avalada por la comunidad internacional”. Ha admitido que “las cosas, tal como están, no pueden seguir. 2022 debe ser el año de la resolución del conflicto, con la máxima unidad independentista”.

Josep Maria Jovè, presidente del grupo de ERC, ha intentado reconstituir la unidad independentista, invocando la lucha contra la “represión” a través de la defensa del escaño de Pau Juvillà (CUP), inhabilitado por desobediencia. Una unidad de acción que el presidente catalán quiere propiciar con otra ronda de contactos con las formaciones independentistas.

Reunión solo con independentistas

El líder del PSC-Units, Salvador Illa, ha sentenciado que el Govern “no funciona y necesita una alternativa. Y estoy dispuesto a ayudar. Le pido día y hora para mantener una reunión formal para afrontar los nuevos retos de Cataluña”. Considera un error que el presidente catalán solo quiera reunirse con los suyos. Ha recordado que las candidaturas olímpicas “son de ciudades, no de las comunidades autónomas, algo que debería tener en cuenta”.

Aragonès asegura que no tiene ningún problema en reunirse con Illa, pero “este Govern va” y ha valorado positivamente que PSC forme parte del Pacto por la Lengua y haya negociado la renovación de cargos institucionales.