Menú Buscar
Los candidatos de PP, PSOE, Cs y Podemos, Pablo Casado, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias, antes de empezar el debate electoral de RTVE para convencer a los electores del 28A. Elecciones / EFE

Las televisiones privadas descartan el debate electoral en RTVE

El sector trabaja para hacer un programa con señal única con la previsión de que el cansancio político hará que los candidatos no se expongan demasiado

19.09.2019 00:00 h.
7 min

La guerra televisiva por acoger el debate electoral ha estallado, la misma guerra que se ha establecido entre los partidos políticos, con Pedro Sánchez en el centro, al que todos acusan de ser el responsable de acudir otra vez a la cita con las urnas, como se comprobó este miércoles en la última sesión de control en el Congreso. El adelanto realizado por Televisión Española (TVE), ofreciendo un debate a cinco y tres “cara a cara" (con Sánchez-Casado, Casado-Rivera y Sánchez-Iglesias) repartidos a lo largo de la primera semana de noviembre ha suscitado el rechazo de las televisiones privadas. 

El sector se queja de que la cadena pública “no ha seguido los pasos que marca la petición institucional”, y ahora trabajan para que se celebre un debate a cinco “con señal única” para que todas las televisiones interesadas puedan cubrirlo en igualdad de condiciones.

Un solo debate a cinco

“El sentir general es que va a ser difícil que haya más de un debate, saben que la gente está cansada de que no hayan desbloqueado la situación y se expondrán poco”, explican fuentes del sector a Crónica Global. 

Las televisiones barajan dos posibles soluciones. La favorita es la de un “trabajo conjunto con señal única”. La otra alternativa que está sobre la mesa y que genera más desconfianzas es la de que la Academia de la Televisión sea la que se postule para emitir el debate.

Academia de la Televisión

El problema que se observa desde el sector es que se trata de una “entidad paralela” a las televisiones (Mediaset, por ejemplo, no forma parte de ella; y Atresmedia no participa en la toma de decisiones), y su actual presidenta, María Casado, es también periodista en RTVE, y creen que podría haber cierto conflicto de intereses. 

Se da la casualidad, además, de que no solo RTVE se ha saltado los plazos a la hora de solicitar acoger el debate, sino que también lo ha hecho la Academia. “La academia está dominada por RTVE”, apostillan. 

Los partidos tampoco quieren RTVE

El conflicto al que se enfrentó RTVE en los pasados comicios, en el que la dirección de la cadena contraprogramó un debate de candidatos al de Antena 3, ha influido en el resto de partidos. “Ven RTVE como un instrumento al servicio de Pedro Sánchez”, añaden estas fuentes.

Este episodio y el hecho de repetir el procedimiento saltándose los cauces institucionales ha generado “sospechas absolutamente innecesarias” y los propios partidos --más allá del PSOE-- temen “jugar fuera de casa” si aceptan el debate en TVE. Toda esta disputa se enmarca en el "todos contra Sánchez" que se ha vivido este miércoles en el Congreso de los Diputados, donde ha arrancado oficialmente la precampaña.

Casado y Rufián, contra Sánchez

La sesión fue especialmente agria, con dos contrincantes muy severos con el presidente del Gobierno en funciones. Pablo Casado reprochó a Sánchez que fuera "incapaz" de llegar a acuerdos a su izquierda y a su derecha, acusándolo de querer, a toda costa, ir de nuevo a elecciones. Casado señaló que para la posible fecha de la investidura ya tenía programado un viaje a Nueva York. El otro adversario en la sesión de control fue Gabriel Rufián, el diputado de Esquerra Republicana.

El presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en el Congreso / EUROPA PRESS
El presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en el Congreso / EUROPA PRESS

Y en la réplica de Sánchez apareció una clave de lo que puede ser la campaña electoral. El líder del PSOE consideró que no tendrá "ninguna duda" en aplicar el artículo de la Constitución que sea necesario si en Cataluña los independentistas se saltan la Carta Magna o el Estatut. Sánchez se ha apropiado la defensa de la Constitución, cerrando el camino a Ciudadanos, si esa es la grieta en la que piensa insistir Albert Rivera en la campaña. Y cierra, también, la puerta a los independentistas en su intención de influir y ser decisivos en la política española.

La presencia de Abascal

La contienda electoral ofrece, además, una nueva oportunidad a las formaciones para tratar de obtener mayores réditos. Se asume que dos de los grandes perjudicados serán Vox y Cs. No obstante, los primeros tienen la esperanza de que la inclusión de su líder, Santiago Abascal, en el debate (o debates) pueda favorecerles.

En las pasadas elecciones, al no contar con representación parlamentaria en las Cortes, no fue invitado a participar. En esta ocasión Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Abascal podrán confrontar propuestas a lo que todo apunta que sera un primer y único round.

Esperar a la convocatoria de elecciones

A la espera de que se llegue a una solución, desde Atresmedia explican a este medio que “por supuesto que pediremos un debate a cinco, una vez que se convoquen las elecciones, porque queremos respetar los tiempos de la democracia”. En la misma línea, desde Mediaset afirman que han “cursado las cartas correspondientes a los partidos para ofrecer un debate a cinco”. 

Ahora la pelota está en el tejado de los equipos de comunicación de los partidos políticos, y de que el trabajo conjunto de las televisiones llegue a una solución de consenso. Son conscientes que puede que solo se celebre un debate a cinco y nadie quiere perdérselo