Menú Buscar
Imagen de operarios desmontando el recinto del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona / EFE

El Govern aumentará impuestos al turismo pese al mazazo del Mobile

La Generalitat 'pasa' de las peticiones de hoteles y pisos turísticos y confirma la subida de la tasa turística en Barcelona para 2020

4 min

El Govern mantendrá la subida de impuestos al turismo este año pese al mazazo que ha supuesto la cancelación del Mobile World Congress (MWC). La Generalitat de Cataluña pasa de la reclamación de hoteleros y gestores de pisos turísticos e insistirá con aprobar un recargo a la tasa turística en Barcelona para 2020. Lo hará pese a los 114 millones que han perdido, aproximadamente, las dos industrias.

Así lo ha comunicado a este medio una portavoz de la Vicepresidencia de Economía y Hacienda, que ha argumentado que el extra a la tasa sobre pernoctaciones (Impuesto sobre las estancias en establecimientos turísticos, su denominación oficial) "se encuentra incluido en la Ley de Presupuestos de la Generalitat de Cataluña para 2020 y la Ley de Acompañamiento. "Aún se encuentran en trámite parlamentario y, por lo tanto, no aprobadas", ha recordado. Según la misma fuente, las pernoctaciones perdidas (28.000 plazas hoteleras y 50.000 de apartamentos turísticos durante la feria) que se hubieran reservado ahora "se pagarán con el tipo que regía desde 2017" y no con la nueva tasa, mucho más cara. "Así lo establece una provisión de dichas leyes", ha subrayado.

Hoteleros y pisos turísticos piden oxígeno

De este modo, el Gobierno catalán desoye al Gremio de Hoteles de Barcelona (GHB) y a la patronal Apartur, que entre ayer y hoy pidieron un balón de oxígeno al Ejecutivo local que comanda Quim Torra y a la alcaldesa Ada Colau para superar el bache que deja la cancelación del Mobile por el coronavirus. El impacto de la fuga de esta feria será de unos 100 millones en la hotelería y de unos 14 millones de euros en los 9.606 apartamentos vacacionales con licencia de la Ciudad Condal, según cálculos de las dos patronales.

A pesar de este revés, que conllevará pérdidas económicas y de empleo en el primer sector, el Govern no transige. Aumentará el recargo a los establecimientos turísticos de la capital catalana pese a que hoteleros y gestores de pisos turísticos le han pedido explícitamente que no lo haga, al menos durante el tiempo en el que recuperen tracción tras la anulación del mayor evento de tecnología de Europa.

Acuerdo con Ada Colau

Cabe recordar que el nuevo tramo municipal de hasta cuatro euros más sobre una tasa que ahora se mueve entre los 0,65 euros y 2,25 euros fue un pacto a cuatro entre el Gobierno catalán (ERC y JxCat) y el bipartito sociocomún que capitanea el Ayuntamiento de Barcelona (BComú y PSC). La entente se pactó a finales de septiembre a propuesta, precisamente, de ERC, el mismo partido que comanda la Vicepresidencia de Economía de la Generalitat. 

El incremento de los impuestos al turismo fue denunciado por el Gremio de Hoteles en su rueda de prensa anual, censura que reiteró ayer su presidente, Jordi Mestre. El día después de que la GSMA anunciara oficialmente la cancelación del evento ha sido la patronal Apartur la que ha pedido contención con los gravámenes fiscales. "No es momento de subir impuestos", ha pedido el presidente, Enric Alcántara, en vano.