Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, en una comparecencia anterior / EFE

La oposición exige a Colau que no active otro impuesto a 557.000 hogares

Junts per Catalunya, Ciudadanos, PP y Barcelona pel Canvi piden "sensibilidad" a la alcaldesa con la nueva tasa de residuos

7 min

La oposición municipal de Barcelona exige al gobierno local, que comanda Ada Colau, que no ponga en marcha otro impuesto a 557.000 hogares de Barcelona a partir de junio. Junts per Catalunya, Ciudadanos, PP y Barcelona pel Canvi coinciden en pedir "sensibilidad" a la alcaldesa con la nueva tasa de residuos, que el Ejecutivo de BComú y PSC maniobra para activar en junio y empezar a cobrar en julio, tal y como avanzó ayer este medio.

En conversación con Crónica Global, fuentes de Junts per Catalunya, grupo municipal que promovió en abril una proposición para reactivar la economía y debatir "modificaciones tributarias" --el texto fue aprobado en el pleno por unanimidad-- han explicado que "evitar este tipo de incremento de la fiscalidad es prioridad número uno" para negociar con el gobierno municipal en las próximas semanas. "Antes de su aprobación ya se debatió vincular este tributo al recibo del agua. Ahora es un buen momento para abordar su aplicación", indicaron las mismas fuentes. De hecho, la presidenta de municipal, Elsa Artadi, avisó ayer en un tuit que el nuevo impuesto "es un error", pues no sirve para promover el reciclaje. Es además equivocado, sostiene Artadi, "cuando las familias están confinadas en casa".

Cs: "El 'impuestazo' es ahora más inapropiado"

Por su parte, la líder de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, Luz Guilarte, recordó que "desde Cs hemos defendido la idoneidad de bajar impuestos y no generar más trabas a los ciudadanos, así como a los comerciantes de la ciudad". La electa avanzó que "del mismo modo que hemos luchado para rebajar los impuestos a las terrazas, vamos a hacer lo propio con este impuesto que es injusto y que sólo es puramente recaudatorio". Bajo su punto de vista, la nueva tasa de residuos "está mal planteada porque está ligada al consumo de agua cuando debería estar ligado a los hábitos de reciclaje en el hogar".

Asimismo, Guilarte manifestó que "es totalmente inoportuno ponerlo en una situación tan preocupante como la que estamos viviendo actualmente", en referencia al deterioro económico, la pérdida de empleos y la preocupación creciente por la economía. En un tuit desde su cuenta oficial, la concejal señaló que "Colau sigue equivocándose imponiendo más impuestos ante la peor crisis social y económica. Su nueva tasa de residuos es una soberana pifia que solo va a servir para ahogar aún más a las familias y hogares de Barcelona".

PP: "No debe aplicarse"

Por parte del grupo municipal popular, su portavoz, Óscar Ramírez, recordó que la formación "ya se opuso a un nuevo impuesto cuando se anunció", por cuanto el área metropolitana ya tiene un tributo parecido: la tasa metropolitana de tratamiento de residuos (TMTR). "Representa un impuesto más a los barceloneses, cuando nosotros abogamos por reducir la presión fiscal", ha agregado Ramírez. Bajo su punto de vista "la tasa debería quedar en stand-by habida cuenta de la situación de crisis económica que sufre Barcelona". El electo aboga por reducir carga fiscal tal y como se ha hecho con la restauración --cuya tasa de terrazas se bonificará un 75% hasta diciembre-- con el fin de dinamizar la economía. "La tasa de residuos no debe aplicarse por ahora para aliviar a los hogares igual que se ha acordado con bares y restaurantes", apostilló.

De la misma opinión es Eva Parera, portavoz de la plataforma amplia Barcelona pel Canvi, que comanda el ex primer ministro francés Manuel Valls. "Cuando la tasa de residuos se debatió en comisión ya votamos en contra. Se trata de un tributo que cambia de concepto: del IBI al recibo del agua. Eso no lo vemos justo", alerta la concejal. Según Parera, "la ciudad no está preparada para el penalizar e incentivar el reciclaje, ya que falta infraestructura como los contenedores inteligentes. Por ello, acceder a las bonificaciones será muy complicado". ¿A qué se refiere? "Si en tu hogar reciclas mucho peor tu barrio no lo hace, pagarás más igualmente --hasta 51 euros al año--", alerta. Tampoco ve claro BCNpelCanvi que se active el impuesto en tiempos de confinamiento. "Al estar más tiempo en casa, gastamos más agua. Los trabajadores de servicios esenciales lavan sus uniformes. La gente se ducha más. Y pretenden añadir otro impuesto al recibo", razona la concejal. Pide Parera al Ejecutivo local "sensibilidad" para con el impuesto en la situación actual.