Menú Buscar
Joan Tardà, líder de ERC en el Congreso de los Diputados / EFE

Tardà pide que se dejen sacar lazos amarillos “aunque duela”

El líder de ERC en el Congreso hace un llamamiento a la “tranquilidad” de los independentistas y pide que nadie caiga “en la trampa” de la tensión en las calles

30.08.2018 10:33 h.
3 min

El líder de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Tardà, ha pedido este jueves que se ponga fin a la pugna por la simbología independentista en Cataluña. “Aunque duela, se deben dejar sacar los lazos amarillos”, ha manifestado, “y quienes quieran, que los vuelvan a colocar”.

Las declaraciones del republicano chocan con las medidas que se han impulsado desde la Generalitat. El Gobierno de Quim Torra, a través de la consejería del Interior, ha asegurado que los que retiran los símbolos de las calles se enfrentan a multas de hasta 30.000 euros porque consideran que han cometido una falta grave de la ley de seguridad ciudadana, la llamada ley mordaza. Todo ello, tras las identificaciones de los Mossos d’Esquadra que han motivado una investigación de la Fiscalía.

Evitar la tensión

El independentista ha hecho un llamamiento a la “tranquilidad” y en “no caer en ninguna trampa” con la cuestión de los símbolos. Es decir, propiciar la tensión en las calles.

Reconoce que es una “gran anomalía” que los lazos amarillos estén colgados en los ayuntamientos catalanes, aunque justifica su presencia por otro hecho igualmente rareza: que los políticos independentistas estén en la cárcel o huidos de la justicia. “Que en 2018 un conflicto político no se pueda abordar desde la negociación es una anomalía”, ha declarado en una entrevista en Rac1.

Acción política

Tardà explica que en sus visitas a la cárcel a Oriol Junqueras le pide que “diga a la gente que deje de sufrir por nosotros”. Indica que las demandas del líder de ERC son las de “ganar las elecciones europeas y municipales”.

Manifiesta que es normal que se quiera responder con símbolos “que lucen incluso no independentistas” la prisión provisional de los líderes del procés.  “Pero lo que debemos hacer es transformar esta indignación en acción política”, sentencia.

El líder republicano reconoce que “hay tensión” en las calles de Cataluña por la cuestión de la simbología política y advierte de que “puede ir a más si se niega el diálogo”. Asegura que sólo la negociación de un referéndum de autodeterminación llevará a la resolución del conflicto catalán.