Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El exdiputado de ERC en el Congreso Joan Tardà, en una manifestación / EUROPA PRESS

Tardà da por hecho el sí de ERC al acuerdo con el PSOE

El dirigente republicano responde a las presiones de JxCat recordando el pacto de CiU con Zapatero por el Estatut

3 min

El exdiputado de ERC en el Congreso Joan Tardà ha augurado que el Consell Nacional de la formación independentista validará este jueves el acuerdo alcanzado entre la dirección del partido y el PSOE para facilitar la investidura de Pedro Sánchez.

Tardà se ha posicionado de esta forma en declaraciones a RAC1, horas antes de que este órgano --el de máximo nivel jerárquico entre congresos-- vote para ratificar o rechazar el resultado de las negociaciones que concluyeron en un pacto para dar el visto bueno al dirigente socialista a cambio del reconocimiento de la existencia de "un conflicto político entre Cataluña y el Estado" y de la constitución de "una mesa de negociación entre gobiernos" cuyos acuerdos se sometan a consulta en Cataluña.

Reproches por el Estatut

El exdirigente republicano ha subrayado que este acuerdo no significa que tengan una confianza plena en el PSOE y, ante las críticas de JxCat, ha recordado el pacto entre CiU y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero por el Estatut.

"¿Esto quiere decir que tenemos toda la confianza del mundo con el PSOE? No, la prueba es que nosotros investimos a Zapatero, CiU no lo invistió y cuatro días después PSOE y CiU pactaron y salió el acuerdo que recortaba el Estatut", ha señalado Tardà.

Presión del independentismo radical

En los últimos días, las presiones del independentismo radical sobre ERC para no facilitar la investidura de Pedro Sánchez han ido en aumento. Esta mañana, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha trasladado al vicepresidente, Pere Aragonès, que el acuerdo "no tiene el visto bueno del Govern".

Ayer, la Cámara de Comercio de Barcelona --presidida por Joan Canadell-- emitió un comunicado en el que exigía a ERC lograr del PSOE un compromiso para invertir 45.000 millones en infraestructuras, reconocer el derecho a la autodeterminación de Cataluña y liberar a los "presos políticos". Y un día antes, la ANC se negó en redondo a cualquier pacto con los socialistas.