Menú Buscar
Casa de Madrid acogerá el acto humorístico sobre Tabarnia censurado por un local municipal

¿Tabarnia ha llegado para quedarse?

Politólogos y políticos analizan el recorrido que puede tener el fenómeno de moda en Cataluña, que ha irrumpido con una fuerza inesperada en el debate público

9 min

En las últimas semanas Tabarnia ha irrumpido con fuerza en el debate público en torno al proceso secesionista catalán. La entelequia del desgajamiento de la parte menos nacionalista de Cataluña --fundamentalmente las comarcas costeras de Barcelona y Tarragona-- para formar una nueva comunidad autónoma surgió como una suerte de mofa de los argumentos utilizados por el independentismo.

Sin embargo, el fenómeno no solo no decae sino que va a más, sobre todo después de las elecciones autonómicas del 21D, cuyos resultados refuerzan la idea de que existen dos cataluñas claramente diferenciadas, tal y como defienden los promotores de Tabarnia.

Tabarnia sigue ocupando lugares destacados en los medios de comunicación y en las redes sociales --ha sido trending topic durante varios días y los memes se reproducen y difunden de forma viral--. Cada vez son más los medios internacionales que se hacen eco de la iniciativa. De hecho, el propio Puigdemont ha podido ver en su refugio de Bruselas cómo la televisión pública belga francófona incluía en un informativo un minirreportaje sobre los que “quieren separarse del resto de Cataluña”.

Además, la campaña de recogida de firmas en Change.org para el nacimiento de la nueva comunidad autonómica ha superado los 225.000 apoyos. Se ha convocado una manifestación de apoyo al movimiento para dentro de dos semanas. La venta de banderas del imaginario nuevo territorio se ha disparado. E incluso algunas calles de Badalona --tercera ciudad de Cataluña-- han aparecido este jueves renombradas como “Tabarnia” o con lemas contrarios al secesionismo, como “Adiós República”.

“Contradicciones”

Así las cosas, cada vez son más los que se preguntan si Tabarnia es un fenómeno puntual, fruto del momento de tensión que se ha vivido en los últimos meses con el procés, o si ha llegado para quedarse; si es una ocurrencia intrascendente que desaparecerá poco o poco, o si se trata de una respuesta a los años de implementación de políticas nacionalistas que puede acabar teniendo recorrido político.

Para la politóloga Verónica Fumanal, Tabarnia “ha tenido más recorrido mediático que el que se podría imaginar en un primer momento”, y lo atribuye a que la explosión del fenómeno se ha producido en un momento de “valle informativo”, con muchos espacios que rellenar en los medios.

“A nivel político no tiene ningún recorrido, más allá que el que pone en contradicción a los dos bloques: a los independentistas, que no reconocen un derecho de autodeterminación infracatalán, y a los no nacionalistas, que hablan de la indivisible unidad de la nación española y ahora resulta que esto les hace gracia y ven con cierta simpatía lo de trocear Cataluña”, añade la consultora en comunicación política.

Como muestra de la contradicción, Fumanal ha recordado una famosa intervención de Pilar Rahola durante una tertulia en TV3 hace varios años en la que se posicionaba airadamente en contra de un joven aranés que defendía el derecho del Valle de Arán a poder independizarse de Cataluña, en base a un derecho similar que reivindicaba la tertuliana para Cataluña respecto al resto de España.

“Territorio y programa”

La profesora de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) Montserrat Baras, en cambio, sí cree que la iniciativa puede tener “un importante recorrido político”, no como para que Tabarnia se convierta en una comunidad autónoma, pero sí para rebatir algunos de los dogmas difundidos con éxito por el nacionalismo.

Para la politóloga, Tabarnia implica que “lo de un sol poble ha desparecido, y que el otro poble tiene un contenido geográfico definido, con unas comarcas y ciudades concretas, además de un programa --cosmopolitismo, aperturismo…--, aunque esté pendiente de desarrollarse”. “Y esto es el inicio de cualquier movimiento político: tener territorio y programa”, añade.

Baras destaca que el fenómeno se dispara casi en paralelo a “la salida del armario de la gente no nacionalista” en Cataluña. Esto es, con las manifestaciones no independentistas del mes de octubre y, posteriormente, con la victoria de Cs en las elecciones autonómicas del 21D.

Cs: Un "espejo" para el secesionismo

Aunque, de momento, ningún partido constitucionalista ha asumido la iniciativa, algunos políticos sí han contribuido a su éxito, aunque siempre desde una posición de escepticismo aséptico. El presidente de Cs, Albert Rivera, lo hacía mediante un tuit el pasado 26 de diciembre, cinco días después de las elecciones autonómicas. “Si los nacionalistas alegan el inexistente derecho a dividir, cualquiera puede hacerlo. Prefiero diversidad y unión”, indicó en referencia a una noticia sobre Tabarnia.

Horas después, la líder del partido naranja en Cataluña, Inés Arrimadas, le tomaba la palabra: “Lo de Tabarnia es una ocurrencia que pone al independentismo ante el espejo de sus propias contradicciones y de la fragilidad de sus argumentos. Es muy significativo lo nerviosos que se han puesto algunos”.

PP: "Desmonta" al independentismo

Para el presidente del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, el fenómeno “pone en evidencia las contradicciones del discurso independentista”, “desmonta” sus argumentos y recoge un sentimiento de “hartazgo” de buena parte de la ciudadanía ante el “victimismo” nacionalista.

Fernández Díaz recuerda que Tabarnia también refleja una cierto trato injusto hacia Barcelona por parte de la Generalitat. De hecho, él mismo viene denunciando desde hace años que la ciudad está “infrafinanciada”. Pero no le ve demasiado recorrido político a la iniciativa.

PSC: "Se puede enquistar"

David Pérez, secretario segundo de la Mesa del Parlament (ahora Diputación permanente) y diputado electo del PSC el 21D, es más pesimista. “El nacionalismo ha fomentado un sentimiento de insolidaridad territorial, la idea de que solos nos irá mejor, y eso ha calado en buena parte de la sociedad”, explica.

Y concluye: “Esa insolidaridad territorial casa perfectamente con la idea de Tabarnia porque en el fondo es lo mismo: ¿por qué nosotros que estamos medio bien tenemos que estar pagando a los de los tractores?. El procés ha generado el caldo de cultivo óptimo para que fenómenos como en el de Tabarnia a largo plazo se queden ahí. ¿Lo de Tabarnia tiene recorrido? Este fenómeno de insolidaridad se puede enquistar”.

Destacadas en Política